Anna Casanovas

Escritora, convencida de que existen los finales felices. Librianna es mi lugar especial, ¿quieres conocerlo?

Necesidades textuales

Enero siempre se ha considerado un mes difícil, hace frío, tenemos resaca navideña y un montón de facturas que fingimos no ver pero que tenemos que pagar. Para empeorar las cosas, yo he empezado el año con una gripe a la que me estoy planteando bautizar porque se niega a irse y con la sensación de que este año es el definitivo (incluso estoy confeccionando un plan, “EL PLAN”, un día si me atrevo te hablo de él). Y como si enero no tuviese bastante con eso, unos señores de la universidad de Cardiff van y se inventan el Blue Monday y el CIS nos dice que según sus encuestas el 35% de los españoles “no lee nunca o casi nunca”. Todo muy bien, muy positivo, gracias.

Pues bien, lo del Blue Monday tiene un pase, además yo ya he decidido que en casa pasábamos de él y que lo cambiábamos por el Book Monday, mucho más efectivo y útil, y positivo. Pero lo del CIS me niego a creérmelo. Prefiero creer que han preguntado a la gente equivocada, porque a mí el CIS no me ha llamado, o que la gente miente. Sí, porque a pesar de que en las series de televisión y en las películas cada vez está mejor visto devorar libros y querer aprender (“The Big Bang Theory” y “Big Hero 6” por ejemplo) y de que Lupita Nyong’o salió con gafas de pasta en la gala de los Golden Gloves, aún hay gente que cree que si confiesa abiertamente que lee, y mucho, perderá puntos en no sé qué lista y será menos atractivo o atractiva.

La encuesta del CIS tiene muchas lecturas y podríamos pasarnos horas analizando la información que aporta, pero no voy a hacerlo, ya te he dicho que opto por ser optimista. ¿Y qué motivos tengo para defender este optimismo tan poco habitual en mí? Pues que vivo rodeada de gente que siente necesidades textuales. Y cuando descubro a alguien que no las tiene, no paro hasta despertárselas.

¿Qué son las necesidades textuales? Es cuando necesitas leer o escribir algo para seguir adelante.

Voy a ponerte un ejemplo: las cajas de cereales. Si las has leído más de una vez, además de aprender una o dos palabras de portugués, tú también tienes “necesidades textuales”. Los que sufrimos “necesidades textuales” no podemos estar sentados frente a un objeto con algo escrito sin leerlo, sencillamente no podemos, tenemos que leerlo. Podríamos estar sentados mirando las musarañas, ¿no? O dejar la mente en blanco, pero no. Tenemos que leer. Otro ejemplo; las revistas corporativas que hay en las salas de espera de los médicos, si las has leído y has descubierto fascinado que la próxima convención de pediatría es en Canarias, también tienes “necesidades textuales”.

La persona que tiene “necesidades textuales” tiene montañas de libros en casa y aun así si entra en una librería saldrá con uno o dos más, porque los necesita. Porque no concibe la posibilidad de quedarse un día sin lectura o sin poder elegir entre dos novelas. Y si esa persona escribe lo más probable es que tenga varios cuadernos llenos de notas y que se pase el día y la noche dando vueltas a ese giro argumental que se le resiste, a ese personaje que no termina de ser creíble.

Sé que hay gente que se resiste a abrir un libro, pero suele ser porque aún recuerdan las horribles lecturas obligatorias de su infancia o porque nunca han encontrado esa historia con la que se sientan identificados y que les atrape entre sus páginas. Siempre que he conocido a alguien así he intentado recomendarle algo que pienso que puede gustarle, no algo que me guste a mí, sino algo que le guste a él o a ella. Porque si despierto sus necesidades textuales, la próxima vez que el CIS le llame el resultado de la encuesta será muy distinto.

Vivo rodeada de gente que lee, en las redes sociales he conocido a personas que dejan en ridículo mi capacidad de lectura, yo me paso el día escribiendo y leyendo, y aun así soy consciente de que existen individuos que no han sentido nunca una necesidad textual.

Pero…¿y si lo comparamos con el sexo? Eso suele funcionar, al menos comercialmente. Leer es como el sexo, no sabes lo que te pierdes hasta que empiezas a practicarlo, solo es cuestión de encontrar la persona o el libro adecuado y dejarte llevar. (deberíamos patentar la idea)

¿Tú tienes necesidades textuales? ¿Las escondes, intentas controlarlas o las dejas crecer con total libertad?

Necesidades textuales

Necesidades textuales

 

7 comentarios el “Necesidades textuales

  1. Emulca
    enero 30, 2015

    Buenas tardes.
    Por desgracia, el CIS no suele equivocarse y ciertamente, hay mucha gente que no lee ni los prospectos del medicamento que esta tomando.
    Gracias a Dios, muchas otras personas tenemos esas “necesidades textuales” de las que hablas y compensamos las estadisticas.
    Me ha gustado mucho la definicion que le has dado a este concepto y me confieso participante activa de las mismas.
    Espero con interes tus nuevos proyectos.
    Gracias por dedicarnos parte de tu tiempo.
    Esther.

    Me gusta

  2. marianrlopez
    enero 30, 2015

    Uffff, yo tengo y muchas. Tantas, que no puedo dejarlas en libertad porque entonces no trabajo (trabajo desde casa y es un peligro). Y además con esto del blog hay veces que tengo también una necesidad imperiosa de escribir en cualquier sitio y a cualquier hora. Pero que bien se vive así, la verdad. Estás despierta a todo.
    * Somos todo oídos para tu PLAN. 😉
    Un abrazo!

    Me gusta

  3. marianrlopez
    enero 30, 2015

    Uffff, yo tengo y muchas. Tantas, que no puedo dejarlas en libertad porque entonces no trabajo (trabajo desde casa y es un peligro). Y además con esto del blog hay veces que tengo también una necesidad imperiosa de escribir en cualquier sitio y a cualquier hora. Pero que bien se vive así, la verdad. Estás despierta a todo.
    * Somos todo oídos para tu PLAN. 😉
    Un abrazo

    Me gusta

  4. Montserrat
    enero 30, 2015

    Hola Anna 🙂

    Pues a mi el CIS tampoco me ha llamado. Me autoengaño diciéndome que si me han llamado pero como estaba desconectada del mundo leyendo no escuché el timbre del teléfono.

    Yo tengo necesidades textuales. Me identifico plenamente con lo que has descrito sobre esas personas que tenemos montones de libros pero que salimos de una libreria con uno o dos libros (y tres y cuatro también si es primero de mes). Es más es mi único “vicio”. Si no puedo comprarme un libro voy a la biblioteca (leí el artículo de Rebeca Rus “Los piratas del calibre” y tu comentario en facebook). Creo que los libros han sido y son mi auténtico primer amor. Fieles, sencilos y tan amantes del silencio como yo.

    Lo de patentar la idea que leer es como el sexo me parece fantástico. Lo del “blue monday”a mi afectó un poco la verdad. No soy muy fan del invierno, lo siento, por lo tanto desde Octubre hasta Abril me parece una travesía por el desierto. Aunque reconozco que son los meses con más tardes de fin de semana de té, manta, sofá y libro 😉

    Para no enrollarme como una persiana, deseo que te mejores lo más rápido posible. Yo pillé un buen resfriado después de la operación de juanetes de mi madre (ella está fantásticamente bien) y pasó conmigo las fiestas. ¡Qué compañía más maja!

    Un fuerte abrazo, mucha salud y por un 2015 lleno de libros y lecturas.

    Petons!!

    Me gusta

  5. Sara
    enero 30, 2015

    Hola,
    Tengo necesidades textuales y las satisfago porque para mí es algo primario…¿un día sin leer?, imposible!!
    Yo también creo en lo “despertar” las necesidades en los demás; ¿no lo hace la publicidad cuando nos crea necesidades que antes de tal o cual producto no teníamos?, pues con la lectura igual, hay que dar con ese libro, esa historia, ese mundo fantástico que te va a abrir las puertas a un maravilloso mundo de necesidades textuales diarias!, jejej
    Genial el cambio de BlueMonday a BookMonday, comienzas la semana con otro ánimo.
    Anna, a mejorarse y cuidarse mucho!
    Un beso
    S

    P.D: a mí tampoco me han llamado nunca del CIS…

    Me gusta

  6. Raquel
    enero 30, 2015

    Hola, me llamo Raquel y tengo necesidades textuales, jajajaja. No las escondo del todo (creo que se me nota sin querer), aunque sí intento controlarlas. De lo contrario, por experiencia, sé que no me daría tiempo a hacer casi nada a lo largo del día.

    Y sí, tengo todos los síntomas. Sobre mi mesa se acumulan pilas de libros, y en el sobrante de las estanterías, y encima de la impresora, y junto a los cuadernos donde escribo (el grande a rojo para anotaciones de reseñas, el bloc va con lápiz para los dibujos, los pequeños con azul para lo otro, el verde es para remarcar o hacer llamadas…). Además, me leo la composición de la pasta de dientes, mientras me los lavo… Y si no puedo leer o escribir (y no me hablan, aunque a veces aun así), pongo el piloto automático y me cuento una historia a partir de algo que veo o escucho.

    Creo que el único antídoto para no leer es poner delante algo parecido a Condiciones de uso. Confieso que eso no lo leo nunca.

    Los del CIS no me han llamado, salvo que en su día se hicieran pasar por un teleoperador queriendo venderme una tarifa de teléfono o internet un sábado a la hora de la siesta. Entonces, he de decir que me lo preguntaron de forma tan sutil que no me enteré de cómo supieron ellos si leía o no.

    Pero sí me creo esas cifras. Solo hay que darse una vuelta por la calle para comprobar que aquí se elige millones de veces antes ver Gran Hermano que leer un libro. Es así y no hace falta recurrir al CIS para saberlo, ya lo “sufrimos”. Y, ojocuidao, igual ese 35% este año ha aumentado porque hubo varia gente de ese mundo (que me niego a llamar farándula) publicó un libro donde ponía su nombre (también me niego a decir que era suyo).

    Hoy es que estoy optimista. XD

    Get well soon! And don’t forget your coat and gloves. ;P

    Me gusta

  7. Maria
    enero 30, 2015

    Hola soy Maria, yo tambien tengo necesidades textuales, yo me leo los ingredientes de una lata de atun y la composicion del champu, y creo como tu, que el que no lee es porque no ha encontrado el libro que le motive, y que le enganche, no soy capaz de entrar en una libreria y salir sin un libro, y no puedo terminar mi dia sin haber leido al menos unas paginas, si los del CIS nos hubieran llamado a nosotras, seguro que el porcentaje seria muy distinto. Cuidate y mejorate pronto, espero con ansias tus proyectos. Muchos besos.

    Le gusta a 1 persona

Responder a marianrlopez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Búscame en Twitter

Así no te perderás ninguna entrada... y prometo contarte cosas interesantes.

Únete a otros 14.374 seguidores

Curiosea por mi Instagram

Creo que no existe nadie en este mundo que no haya deseado al menos una vez en la vida olvidar a alguien y todo lo relacionado con esa persona, ¿me equivoco? La recomendación de hoy tiene que ver con esto; es como esa película de JimCarrey y Kate Winslet ¡Olvídate de mí! pero mejor -en mi opinión- y eso que esa película me gusta muchísimo. “The Binding” tiene magia, es histórica y romántica de un modo sorprendente y profundo. Si este año consiguiera hacer una lista de mis mejores lecturas estaría en los primeros puestos. (He hecho la foto en la cocina 😅) 🗝”The binding” de Bridget Collins (de momento no está traducida al castellano, pero creo que se publica a principios del año que viene) 🗝¿De qué va? Está ambientada a principios del siglo XIX en Inglaterra y parte de la idea de que existen ciertas personas que nacen con un don especial: los “encuadernadores”. Los encuadernadores tienen el poder de arrancar de la mente de una persona un recuerdo, el que esa persona elija, y encerrarlo en un libro para siempre. La historia empieza con Emmett un joven granjero que acaba de recuperarse de una enfermedad y siente que no encaja en su vida ni en su familia. Sus padres le dicen que la única solución es que se vaya y acepte ser el aprendiz de una vieja a la que acusan de bruja. La bruja es en realidad una encuadernadora y con ella Emmett empieza a recuperarse y a preguntarse si tal vez lo que le pasa tenga que ver con recuerdos olvidados. Está miy bien escrito, el misterio sobre la encuadernación de recuerdos está muy bien pensado, Emmett es un personaje cautivador y la historia de amor que vive es ❤️. 🗝Una frase {Memories,’ she said, at last. ‘Not people, Emmett. We take memories and bind them. Whatever people can’t bear to remember. Whatever they can’t live with. We take those memories and put them where they can’t do any harm. That’s all books are} #TheBinding #BridgetCollins 💙 #CalendarioDeAdvientoLiterario 📚 15/24 #LibroNavidad 🎄#CualquierExcusaEsBuenaParaRecomendarUnLibro
El director de la peli Mad Max: Furia en la carretera es el mismo que Babe el cerdito valiente. Se llama George Miller, podéis comprobarlo. Y a mí me parece maravilloso que alguien pueda tener una carreta tan variada. En el mundo literario también se dan casos así, pero a veces tengo la sensación de que no son tan bien recibidos o, como mínimo, de que hay gente a la que le cuestan más de asimilar. Yo no entiendo que alguien quiera leer, ver, escribir, pensar o comer siempre lo mismo 🤷🏼‍♀️. Hay tanto por descubrir en este mundo que repetir algo a diario, aunque sea maravilloso, no tiene sentido ¿no os parece? La recomendación de hoy es de una autora con gran talento y que cada uno de sus libros tiene personalidad propia. 🌳”El prodigio” de Emma Donoghue (traducción de Paula Vicenç). Emma Es la autora de “La habitación” -se adaptó al cine y tanto el libro como la peli son excepcionales-. 🌳¿De qué va? En 1840 Elizabeth Wright, Lib, es una enfermera curtida en Crimea que viaja a Irlanda para un trabajo muy peculiar: la ha contratado un comité para que cuide y observe a una niña llamada Anna O’Donnell que supuestamente lleva meses sin comer y sin beber. Al cuidado de Anna está una monja, la hermana Michael, que pretende solicitar que declaren a Anna como un “milagro”. Lib desconfía de la monja y también del periodista irlandés William Bryne, que está allí para investigar el caso y publicar un artículo. Lib cree que la madre lo ha organizado todo, pero empiezan a suceder cosas raras y tendrá que elegir en quién confiar. Si os gustan las novelas atmosféricas y con misterios góticos a lo “Cumbres borrascosas” os encantará. Además hace un analisi excelente del sexismo de la época, la religión y el fanatismo. Y tiene una historia que es ❤️. 🌳Una frase: {El pájaro estaba dibujado en una cara y la jaula en la otra, pero cuando Lib hizo girar los cordeles tan rápido como pudo, se produjo el engaño en los sentidos y dos elementos incompatibles se fundieron en uno solo: un tembloroso colibrí enjaulado.} #ElProdigio #EmmaDonoghue #CalendarioDeAdvientoLiterario 📚 14/24 #LibroNavidad 🎄
A lo largo del año pasado me propuse leer este libro de historia, unas páginas cada día después de comer. Veréis, yo -me imagino que como muchos autónomos- como sola y antes miraba los Simpson para desconectar. Después, cuando vi que me sabía de memoria muchos capítulos, pasé a Gravity Falls y un día por casualidad me topé con un documental y “descubrí” a Mary Beard. En cuanto terminó el capítulo fui a comprar sus libros. Tiene un manifesto feminista, “Mujeres y poder”, genial. Leedlo si podéis, pero hoy he elegido este maravilloso “tocho” porque así os sorprendo. ⚱️”SPQR. Una historia de la antigua Roma” de Mary Beard (traducción de Silvia Furió). Si os interesa, el documental que vi está basado en este libro y seguro que podéis encontrarlo en muchas plataformas. ⚱️¿De qué va? Mary Beard es catedrática de Clásicas en Cambridge, editora del Times Literary Supplement, tiene un blog brillante, y es muy buena comunicadora y divertida (británica = sarcástica). En esta novela explica la historia de Roma haciendo paralelismos constantes con otros periodos históricos, en especial con la actualidad, y señala la importancia de analizar siempre no solo los textos que se encuentran si no también quién los ha escrito, por qué lo ha hecho y cómo han llegado estos y no otros hasta nosotros. Además, cuando explica las intrigas políticas y militares de Roma es como leer una novela de aventuras de lo más truculenta. Tardé más de un año en terminarlo, leía un poco cada día, pero me encantó tanto el libro como la experiencia; aprendí cosas nuevas, salí de eso que llaman “zona de confort” y conocí a Mary (y a los romanos).¿Vosotras habéis hecho algo así? Me estoy planteando repetir el año que viene 🤷🏼‍♀️. Este año he escuchado podcasts mientras comía y me ha encanatdo ¿podéis recomendarme alguno? ⚱️Una frase: El hecho de que las detalladas evidencias que tenemos provengan de la pluma de Cicerón, o de su punto de vista, significa que su prespectiva será siempre dominante. Pero no significa necesariamente que sea verdad.} #SPQR #MaryBeard⚱️#CalendarioDeAvientoLiterario 13/24 📚#LibroNavidad 🎄#CualquierExcusaEsBuenaParaRecomendarUnLibro #BookLove ❤️ #Libros #NoSonHorasDeColgarFotos 😅
Todos tenemos debilidad por cierto tipo de personaje, de algunas somos conscientes y de otras no. En mi caso, sé que tengo debilidad por las protagonistas que leen, las niñas o niños que no encajan, la chica lista incomprendida y las abuelas de cualquier clase, pero en especial las abuelas excéntricas. Al parecer, y según mis amigas, también tengo debilidad por el héroe herido, desfigurado y malhumorado a lo “El paciente inglés” o “duque estirado atormentado” (me hice la loca cuando me lo dijeron, pero tienen razón 😬). ¿Vosotras por qué personajes tenéis debilidad? Contadme, necesito ver que no soy la única que se fija en estas cosas 😂 La novela de hoy tiene dos de los míos: una abuela excéntrica genial y una niña que no encaja y es maravillosa. 🦌”El día que Selma soñó con un okapi” de Mariana Leky (traducción de Albert Vitó i Godina) 🦌¿De qué va? Selma es un anciana con un “poder” muy especial, o eso dicen en Westerwald, el pueblo donde vive: siempre que sueña con un okapi muere alguien al cabo de 24 horas. Pero esta vez el sueño de Selma cambiará la vida de su nieta Luise para siempre. Y también la de Martin, un niño que levanta pesas, y la de más gente, como un monje budista y un óptico enamorado. Si os gustan las historias llenas de detalles y de momentos inolvidables como “Amelie”, “Eleanor Olifant está perfectamente” o “Big Fish” os encantará. 🦌Una frase {El okapi es un animal absurdo, mucho más absurdo que la muerte, parece que lo hayan creado con piezas que no encajan: patas de cebra, grupa de tapir, un cuerpo marrón rojizo que recuerda al de las jirafas, ojos de corzo y orejas de ratón} #ElDíaQueSelmaSoñoConUnOkapi #MarianaLeky 🦌 ❤️ #CalendarioDeAdvientoLiterario 📚12/24 #YaVamosPorLaMitadDelCalendario 🎉🎉 #LibroNavidad 🎄#BookLove ❤️ #Books #NoHayEmoticonoDelOkapi 🤦🏼‍♀️ #CualquierExcusaEsBuenaParaRecomendarUnLibro #Libros #LibrosRecomendados
Follow Anna Casanovas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: