Anna Casanovas

Escritora, convencida de que existen los finales felices. Librianna es mi lugar especial, ¿quieres conocerlo?

Arrepentimientos literarios y decisiones arriesgadas

Hace unos meses J.K. Rowling confesó en una entrevista que se arrepentía de no haber convertido en pareja a Harry Potter y a Hermione Granger y, como era de esperar, dicha declaración generó multitud de comentarios y de críticas entre los millones de lectores de la saga. Pero a mí, cuando leí la noticia, me pasó algo un poco diferente. Sí, como lectora le habría dicho a Joan que a estas alturas no me sirve de consuelo que me dé la razón, pero como escritora (que no se atreve a compararse con la brillante señora Rowling) pensé que si éste era su único arrepentimiento podía considerarse muy afortunada. Es como cuando te arrepientes de haberte comido dos bolas de helado de chocolate en vez de solo una. En mi caso, no sé si me arrepiento de haber comido demasiado helado o de no haberme atrevido a probar antes nuevos sabores, pero sé que el helado sigue siendo mi postre preferido.

Mi “arrepentimiento literario” preferido, por llamarlo de alguna manera, está en Nadie como tú. Era mi primera novela y en ella había dos escenas que me parecían, y me siguen pareciendo, muy importantes para la historia pero que eliminé porque en la editorial creyeron que no eran apropiadas. En esas escenas, Ágata, la protagonista, abofetea a Gabriel y mantienen una airada discusión durante la cual él la sujeta por los brazos y después terminan en la cama. Las eliminé porque pensaba que su opinión valía más que la mía y que, por tanto, era más acertada. Y tal vez lo fuese, pero desde entonces siempre que leo alguna crítica o reseña donde el autor de la misma dice que los personajes son demasiado inocentes tengo ganas de decirle que ya lo sé, pero que borré las escenas que los hacían parecer más adultos. Fue decisión mía, lo he sabido siempre, pero cuando leí el artículo de J.K. Rowling recordé una promesa que me hice el día que decidí arriesgarme y empezar a escribir. Sí, fue un día concreto y voy a contártelo (si a estas alturas no te has aburrido ya de leer).

Aquí va, M y yo estábamos sentados en el sofá y él me obligó a confeccionar una lista de los pros y contras que tenía darle una verdadera oportunidad a la escritura. La lista de las desventajas era más larga; si quería escribir tenía que salir antes del trabajo y, por lo tanto, reduciríamos nuestros ingresos, no podría descansar los fines de semana y tendría que asumir los rechazos y las malas críticas, las constructivas y las que no lo son tanto. Pero yo quería escribir, y sigo queriendo, pero no de un modo irreal ni sacado de una película de Hollywood; yo quiero escribir de verdad y ganarme la vida escribiendo. Y para eso hace falta un plan, trabajar muchísimo, y tomar decisiones arriesgadas.

Así que hace unos meses empecé a tomar decisiones y desde entonces estoy trabajando para reconducir mi vida y mi sueño con el objetivo de que algún día se encuentren.

Una de esas decisiones, la más importante, es la de luchar por mis novelas y buscarles el momento y el lugar adecuado para publicarlas. Otra, escribir más allá de un género y atreverme a andar por el camino que siempre he querido sin dejarme atrapar por etiquetas que nunca me han beneficiado ni definido del todo. Y claro, mi mayor ilusión es que tú me acompañes.

¿Qué significa todo esto? Confío que mucho, de momento puedo decirte que las novelas de este año son muy especiales para mí y que estoy trabajando en un proyecto precioso para el siguiente. Pero en el lado no tan bueno de las cosas, debo añadir que la próxima entrega de Malditos Bastardos y la última de la familia Martí no están entre las novelas que te presentaré a lo largo de los próximos meses (el sello que publicó las anteriores y yo llevamos ahora rutas distintas). ¿Las escribiré? Sí, cuando llegue el momento, y entonces las defenderé y querré que las leas. Te prometo que haré todo lo que esté en mi mano para no aumentar nunca más mi lista de arrepentimientos.

Para que veas que estoy decidida, estas son las primeras páginas de la segunda novela de Malditos Bastardos (aunque no sé nada más sobre ella, ni siquiera el título). Te dejo con Christian y Lola, cuídamelos hasta que pueda hacerlo yo, tal vez tarde un poco.

«Hace unos meses.

Último concierto de la gira europea de Malditos Bastardos.

El Emirates Stadium del Arsenal temblaba de los vítores y los aplausos del público que lo llenaba hasta los topes. Un público que había agotado las entradas para ese concierto en menos de una hora y que en algunos casos había llegado a pagar una auténtica fortuna para estar allí. En las noticias de esa misma mañana incluso habían aparecido imágenes de cientos de fans acampados en la entrada del estadio de fútbol para ser los primeros en entrar y ocupar las filas delanteras.

Había sido un éxito rotundo.

Las redes sociales echaban fuego acerca de la espectacular actuación final.

Mañana aparecerían en todos los periódicos.

Y lo único que quería Christian era irse de allí.

<<Dios, no puedo respirar.>>

Tras el último saludo, dejó el micrófono en el escenario y caminó decidido hacia el lateral con intención de desaparecer. Le habían temblado las manos al dejar el micro y si seguía allí un segundo más terminaría por perder el poco control que le quedaba. Alguien lo felicitó mientras bajaba la escalera que conducía a los vestuarios y otro desconocido, probablemente uno de los técnicos de sonido, le dio una palmadita en la espalda.

Se pasó el antebrazo por la frente e intentó secarse el sudor, pero estaba tan empapado que el gesto fue en vano. Notaba una presión en el torso de lo fuerte que le latía el corazón y empezaba a costarle respirar.

Conocía a la perfección aquella horrible sensación.

-¡Christian! –le gritó Héctor-¡Christian!

A pesar de que era uno de sus mejores amigos, probablemente el mejor, y el batería del grupo, no se detuvo.

-¡Joder, Chris! –típico de Jandro empezar una frase con un insulto-. ¿A dónde vas con tanta prisa?

-¡Deja de correr, Christian! Nos estás asustando- la voz de la razón pertenecía a Miguel, el hermano de Jandro y el proclamado por todos líder del grupo.

Christian aceleró el paso, tal vez una parte de él quería quedarse y hablar con ellos, contarles lo que le estaba pasando y porque sentía la imperiosa necesidad de salir de allí. Pero no iba a hacerlo. Christian jamás le contaría a otro ser humano lo que le carcomía por dentro.

Él había logrado escapar de aquel infierno y podía derrotar esos demonios él solo… Excepto en momentos como este.

Christian sabía que era completamente absurdo, su rostro era casi con toda seguridad uno de los más fotografiados del mundo. Sí, él no era tan guapo como Jandro, el seductor oficial de Malditos Bastardos, pero era el cantante del grupo de música que, según decían, había cambiado para siempre la historia del rock.

Su rostro aparecía en todas las cubiertas de los álbumes, en miles de revistas cada semana, en infinitas páginas webs.

Si le hubiesen encontrado, ya lo sabría.

Pero siempre que visitaba el Reino Unido en un viaje oficial con el grupo, y no de incógnito como solía él, ese miedo atroz empezaba a quemarle las venas y a extenderse por todo su cuerpo. Y Christian se odiaba por ello. Odiaba volver a sentirse así y prefería huir, quedar como una estrella malcriada, antes que sus amigos pudieran verlo.

Porque Christian estaba seguro de que si Héctor, Miguel o Jandro le miraban ahora mismo a los ojos verían exactamente lo que estaba sintiendo.

-¿Puede saberse por qué estáis los cuatro corriendo como unos idiotas por los pasillos del estadio?

A Christian se le detuvo el corazón un segundo y tuvo que apoyar una mano en la pared para mantener el equilibrio y poder seguir.

Ella no. Cualquiera menos ella.

-Es Christian –oyó que decía Miguel.

-Haced el favor de ir al vestuario –les ordenó Lola, la representante del grupo, a los tres que había logrado atrapar-. Yo me ocupo de Christian.

Christian suspiró aliviado y empujó una barra de metal para abrir otra de esas malditas puertas. ¿Acaso ese estadio no se acababa nunca?

Siguió avanzando por un pasillo con paredes de cemento gris y a medida que se alejaba de las cámaras y de los focos, de toda esa gente, fue recuperando el aliento.

Llegó a otra puerta, esta estaba pintada de rojo mientras que las anteriores lo estaban de gris, y la empujó. El aire de la noche se le metió por los pulmones y notó que se extendían dolorosamente por su caja torácica.

Había logrado escapar.

Otra vez.

Se frotó el rostro con las manos, que seguían temblándole, y después miró a su alrededor. Estaba en uno de los aparcamientos reservados para el personal del estadio y las visitas importantes. Christian vio el autocar del grupo, varios coches negros y carísimos, un par de utilitarios, y un destartalado todoterreno.

Su destartalado todoterreno.

Christian era el único miembro de Malditos Bastardos que no era español, era inglés, y todo un misterio según la prensa mundial.

<<Es mi única salvación.>>

Christian tenía un casa en Londres y había insistido en quedarse allí y no en el hotel con sus compañeros mientras estuvieran en la ciudad. Y, gracias a Dios, había ido con su todoterreno al estadio.

Caminó hasta la puerta del conductor y metió la mano izquierda en el bolsillo.

-Mierda.

-¿Buscas esto?

Se le erizó la nuca y se dio media vuelta muy despacio. Aunque no le hacía falta verla para saber que ella estaba allí.

-Dame las llaves, Lola.

-¿A dónde vas?

-Dame las llaves -.Tendió la palma de la mano hacia arriba y la miró a los ojos.

-No te las daré si no me dices a dónde vas, Christian.

-Dame las llaves de una vez.

Le aguantó la mirada y cerró los dedos alrededor de las llaves. No iba a dárselas.

-Si no me las das, saldré del estadio y subiré al primer coche que quiera llevarme, Lola. Tú sabes perfectamente que no me faltarán voluntarias-. Vio que le había hecho daño y tal vez lo lamentó durante un instante. Era cruel utilizar los sentimientos de Lola en su contra.

-Hazlo –le sorprendió ella diciéndole.

Esa noche no iba a poder con ella. Sencillamente era demasiado.

<<La necesitas>>.

Christian cerró los ojos un segundo y bajó la mano. Respiró hondo y cogió aire antes de volver a hablar:

-Si no vas a darme las llaves, tendrás que conducir tú y sacarme de aquí-. Abrió los ojos y los clavó en los de Lola, la única persona que se le metía en el alma-: Ahora mismo.»

Malditos Bastardos

Por cierto, prometo enseñarte algún día las escenas eliminadas de Nadie como tú, y recuperar el blog. Tal vez podría seguir contándote por aquí más cosas sobre mis novelas…

12 comentarios el “Arrepentimientos literarios y decisiones arriesgadas

  1. NuriaBP
    mayo 6, 2014

    Me encanta Anna, es un comienzo magnifico!! Espero con impaciencia que nos des la noticía de que sale publicado!! Un abrazo!

    Me gusta

  2. Odessa Oropeza
    mayo 6, 2014

    Wow Anna, me dejaste sin palabras. Creo que de todo lo que has plublicado (léale libros, relatos o comentarios) esta entrada es la más real y me hace sentirme identíficada con tu posición en este momento.

    La verdad, espero que puedas dedicarte a vivir de tus sueños, porque es el camino más difícil pero más feliz para sentirse realizado, como una de tus fiel seguidoras te digo que espero cada una de tus novelas, espero la continuación de Los Hermanos Martí, Malditos Bastardos y Las Reglas del Juego, y aunque lleguen con retraso de meses o años, igual acá los esperaré, los compraré, los leeré y los disfrutaré… De eso que no te quede duda…

    No te arrepientad de nada, las cosas pasan por algo, que no incluíste esos momentos en los libros, puedes bloggearlos, que cambias de editorial, habrán otras que confíen en ti, que el contrato de la anterior no te permita continuar con las sagas, escribe unas nuevas, pero no dejes de escribir….

    Y sabes qué creo, es bueno que retomes tu blog, por lo menos acá podrás drenar cuando lo necesites, y te darás cuenta que hay gente que siempre espera por tus palabras..

    Saludos 🙂

    Me gusta

  3. Montserrat
    mayo 6, 2014

    Hola Anna

    Me ha encantado tu entrada. Te confies que tengo muchísimas ganas de saber más de Christian y Lola, y te prometo que los cuidaré como algo muy preciado. Te envío desde mi humilde mensaje muchos ánimos y fuerza para que sigas enganchándonos con tus historias. Tus maravillosas historias. Tienes una estantería entera en mi biblioteca. Me parece estupendo que a través del blog nos hagas llegar notícias sobre ti y tus novelas.

    Por lo que respecta a Christian y Lola solo puedo añadir que sólo con este avance sé que me encantará su historia. Como la de Alejandro y Miranda.

    Gracias por tus novelas Anna y muchos ánimos (bis).

    Me gusta

  4. Jess
    mayo 6, 2014

    Hola! Anna
    Em sembla molt valent i honrat el que has dit,m’agrada que siguis així i que escriguis quan et visitin
    les muses i trobis el moment idoni.
    Perquè solament així trobarem la veritable essència i anima d’Anna casanovas.
    Muac

    Me gusta

  5. Bona
    mayo 6, 2014

    Parece fenomenal, incluso yo diría que esencial, que un artista tenga seguridad en sí mismo y en su obra, y defenderla a muerte. Lo cual conlleva publicar de la forma que más te convenza. En eso estoy contigo al 100%.
    Has escrito una escena potente, con carácter, y además es un buen comienzo porque te pone el punto de intriga y te hace preguntarte por qué este personaje se siente así, o la otra hace eso. Está al 90% súper bien. Eso sí, “joder” no me parece que sea un insulto, sino un “taco, palabrota” o “exabrupto…” 😉
    Yo no me cerraría en banda, de todas formas, a los comentarios profesionales como editores.
    Todo mi ánimo está contigo, ojalá que te salgan bien tus planes. Y las críticas hay que tomárselas con cierta distancia. Incluso de las malas críticas se saca algo, la kriptonita de uno puede ser prozac para otro. Lo único que tienes que fijarte si reiteran mucho alguna crítica de carácter técnico, porque entonces sí que tienes que empezar a pensar si no conviene trabajar más un determinado aspecto.
    Por lo demás, como le oí a un profe de lengua, para que las buenas ideas sean brillantes, hay que sacarles brillo. O sea, currar y currar.
    P. D. Los blogs de Jennifer Crusie y Courtney Milan suelen tener comentarios y consejos que creo que se dirigen más a escritores que a lectores. Igual te puede interesar.
    En fin, qué bueno que volviste y yo, personalmente, estaré encantada de verte “postear” con la mayor frecuencia que sea posible.

    Me gusta

  6. Bárbara
    mayo 7, 2014

    Anna, espero cada libro tuyo con ilusión porque sé de antemano que me va a gustar. Y quiero que sepas que conseguir eso es muy difícil, es como si vas al cine sólo porque aparece tu actor o actriz favorito o es de un director del que te fiarías con los ojos cerrados y sabes ya solo en los créditos iniciales que seguro que te encanta. Eso nos pasa a muchas con tus novelas, confiamos ciegamente en ti así que tomes el camino que tomes podrás contar con que te seguiremos; eso sí, no nos dejes sin tus historias, ¿vale? pero sobre todo sé feliz haciendo lo que haces porque se nota que escribes desde el corazón.
    Un abrazo.

    Me gusta

  7. nicereader
    mayo 7, 2014

    Reblogueó esto en resenasdelibrossincensurasy comentado:
    Escribas lo que escribas Anna, siempre te voy a leer. Espero que no tengas que arrepentirte de nada más.

    Me gusta

  8. cristina
    mayo 7, 2014

    Hola, Ana. Me sabe fatal tener que esperar mucho para continuar con Malditos Bastardos, me ha gustado mucho el principio aunque no sé si Christian me gustará tanto como Alejandro, que me encantó. Por otro lado, es cierto que tienes que seguir el camino que te marcan tus ideales, así que, si eso hace que tengamos que esperar, pues…esperaremos!!!
    Menos mal que tenemos a puntito la historia de Tim y Amanda, no?, yo ya la tengo comprada en preventa en amazon y estoy deseándo leerla aunque, si te soy sincera, Kev me gustó tanto que me pasa igual que con MB, no sé si Tim estará a su altura….ya te contare!!

    Me gusta

  9. Nieves Alfonsina
    mayo 9, 2014

    Me encanta en la manera en que narras las historias, son tan reales que hasta me planteo si podrían ser verídicas y eso lo logra una gran escritora; capaz de llevarnos a un mundo donde podemos vivir las emociones de los personajes en nuestra propia piel. Felicidades Ana, eres excelente y sigue adelante!!!

    Me gusta

  10. Rosa Maria
    mayo 9, 2014

    Gracias Anna por un trocito de tí. A mi me gusta todo lo que escribes incluso lo que no te he leído…aún.

    Me gusta

  11. Raquel
    mayo 9, 2014

    Hola Anna, quiero que sepas que saber que hay una ínfima posibilidad de que leas mi comentario ya me pone nerviosa y activa todas las alarmas. ¡Esto lo tengo que hacer bien!

    Soy una seguidora de todo tu trabajo, desde hace años… cuando empecé a seguirte aún no habías publicado la tercera entrega de los hermanos Martí. Puede que para otros no sea mucho tiempo, pero dada mi juventud se me hace como si leerte ya fuera parte de mí. Puedo decir, sin lugar a dudas, que eres mi autora contemporánea favorita; y que mi corazón estalla de emoción al ver que pronto publicas algo nuevo, sea lo que sea.

    Como “escritora independiente” (ja ja) también me arrepiento de ciertas cosas que he escrito cuando las leo al paso del tiempo, aunque nunca las llegue a leer nadie más que yo, y aunque no se asemeje siquiera a lo que sientes, creo que puedo entenderte. Sin embargo, Nadie como tú fue la primera novela tuya que leí, y ya la he releído 3 veces mínimo. A mí se me antoja perfecta, aunque tú seas más crítica contigo misma de lo que yo pueda ser. Estoy deseaaando leer esa escena 🙂

    Por último, decirte que esperamos con ansia la historia de Lola y Christian que solo con unos párrafos ya te deja con muchas ganas (¿cómo lo haces?), y que te deseo lo mejor en tu vida, tanto en lo personal como lo profesional, y que te seguiré leyendo por muchos años.

    Un saludo 🙂

    Me gusta

  12. jaibel
    junio 7, 2014

    cada decisión tiene una consecuencia sea buena o mala, los arrepentimientos siempre aparecen cuando la consecuencia no es tan buena pero la vida no es perfecta, pero siempre piensa esto y si esta es la consecuencia buena y si hubieras tomado el otro camino y hubiera sido peor, la duda siempre estará no tengas miedo de que la lista de arrepentimientos crezca porque eso solo quiere decir que te arriesgaste, el que no arriesga no gana, ademas criticas siempre habrán peor es que ni siquiera te critiquen
    saludos desde Venezuela

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 6, 2014 por en Mis novelas, Propósitos.

Búscame en Twitter

Así no te perderás ninguna entrada... y prometo contarte cosas interesantes.

Únete a otros 13.419 seguidores

Curiosea por mi Instagram

Olivia, Agata y el British Museum 🗺
Dicen que si solo visitas tres museos en el mundo, uno tiene que ser este (al parecer los otros dos son el Metropolitan de Nueva York y el Louvre de París 😳). Yo creo que ni en diez vidas podríamos visitar todos los que valen la pena. 
Añado: lo que más nos ha gustado es que hay chicos y chicas repartidos por el museo con un cartel que pone "Hands on" que te dejan tocar "cosas" del museo (dientes de delfín baldosas, eyeliner egipcio...) y te explican cómo lo utilizaban y por qué 🙌🏻🙌🏻 #LaHistoriaMola 
#BrisithMuseum #London (Visitar el museo tiene poco que ver con la novela y mucho con la obsesión actual de Agata con Grecia 🏛) #ViajarConNiños #Museos Teníamos que visitar Londres para documentar la nueva novela 😏. Marc y Agata en Notting Hill y yo detrás con Olivia, la bolsa con los paraguas y babeando delante de una tienda de tazas y teteras 🌂 #NottingHill #Londres #WorkInProgress 📔 #ViajarConNiños #PodríaUrilizarGoogleMaps #PeroEstoEsMejor Las bibliotecas son lo mejor de este mundo (y de  cualquier otro) 📚❤️. Y jamás me acostubraré a la emoción que siento cuando encuentro en una mis libros. GRACIAS.  Y el book face friday es 😍😍😍
Moltíssimes gràcies @bibliolloret per recomenar "La partitura" amb aquesta fotografia tan preciosa. És perfecte 🎼❤️📖
#Repost de @bibliolloret ==> #bookfacefriday #quèfemalesbiblios #twbib #MúsicaParaAdam #LaPartitura Hoy se celebra el bicentenario de la muerte de Jane Austen y es mi cumpleaños. Desde que descubrí (hace ya tiempo) que la incomparable Jane y yo compartimos fecha de este modo tan peculiar cada año me regalo un libro suyo. Creo que me los compraría igual, pero me gusta mantener esta tradición. Este año es especial porque he elegido "Persuasión", mi preferida, y he encontrado un libro desplegable ilustrado de "Pride and prejudice". Y también es especial por la historia que estoy escribiendo ❤️. Sé que normalmente "Orgullo y prejuicio" tiene más éxito y que sus adaptaciones cinematográficas nos han impactado, y que "Emma" es muy divertida, pero si no habéis leído "Persuasión" hacedlo ya: "Se me para el alma y vacilo entre la desolación y la esperanza. No me diga, por Dios, que ya es tarde y que esos bellísimos sentimientos no anidan ya en su pecho. Nuevamente me ofrezco a usted, y mi corazón es aún más suyo que cuando lo destrozó hace ocho años" 
#CasualidadesDelDestino #Persuasion #MePierdenLasHistoriasDeSegundasOportunidades #JaneAusten #CapitánWentworth #TrabajarEnVerano #EscribirTodoElAño ❤️ #Leer #LosClásicosNuncaMueren #YLosLibrosConAlmaTampoco #OTD #JaneAusten200
Follow Anna Casanovas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: