Anna Casanovas

Escritora, convencida de que existen los finales felices. Librianna es mi lugar especial, ¿quieres conocerlo?

Lento, más lento.

Si nos encontrásemos esta tarde tanto tú como yo probablemente llegaríamos corriendo y con el teléfono móvil en la mano, nos saludaríamos y nos diríamos que hemos tenido un día complicado, lleno de prisas y de estrés. Y probablemente sería verdad, pero ¿por qué vamos siempre tan rápido, por qué tenemos tanta prisa? Sí, todos estamos ocupados, sí, todos tenemos muchas cosas que hacer y nuestras vidas son una mezcla extraña entre esa última prueba de “El tiempo es oro” y “Humor amarillo” pero la verdad es que el mundo está cambiando y nos estamos acostumbrando a las prisas, a ir rápido, a obtener lo que queremos ya. Estamos perdiendo la capacidad de ir despacio, de disfrutar del momento y de esperar, y acabo de darme cuenta de que no termina de gustarme. Dame la oportunidad de explicarme un poco mejor y tal vez te convenza de las ventajas de la lentitud. Porque cualquier placer es mucho mejor si se prolonga en el tiempo, ¿no te parece?

Escribir, dejar una nota a alguien, elegir las palabras con cuidado es precioso. Sí, reconozco que hay situaciones en las que puedes perder la cabeza analizando el significado de dos líneas si te las ha escrito el hombre o la mujer que te vuelve loco, ¿pero eso justifica que ahora lo solucionemos todo con un emoticón? Perdona pero no. Yo prefiero llamar a cinco amigas, organizar una cena de urgencia para descuartizar esa nota en cuestión a que él me mande un mensaje con una cara con corazoncitos en los ojos. Y si tienes que romper con alguien, si quieres decirle que ya no estás enamorada, ¿no es mejor ser valiente y decírselo a la cara que mandarle un whats ap que termine con un smiley sonriendo? Además, yo hay muchos emoticonos que no sé qué significan (aunque este artículo puede resultarte de ayuda si eres como yo) y no sé si quiero aprenderlo. Prefiero llamar y hablar con esa persona o, si tengo que escribir, dedicarle los minutos necesarios, y la valentía, y buscar las palabras justas. Y por muy divertidos que sean ciertos emojis dudo que puedan transmitir lo mismo que las palabras. Nos lleva más tiempo, sin duda. Es más difícil, también. Vale la pena. Siempre.

No quiero que se pierda el arte de la caligrafía

No quiero que se pierda el arte de la caligrafía

Antes, cuando éramos pequeños e íbamos al cine (entre otras cosas porque comprar una entrada no era un lujo e incluso te ponían dos películas) ver uno o dos tráilers antes de la película era súper emocionante. Recuerdo incluso que en más de una ocasión me gustaban más los tráilers que las películas de esa tarde. Ahora, no solo podemos ver estos tráilers en casa, desde el ordenador, tantas veces como queramos sino que anuncian sus fechas de estreno como si de las películas se tratase. Sé que es un técnica comercial y me imagino que es muy efectiva pero en muchos casos mastican tanto la película que eliminan del espectador la emoción de descubrirla por sí mismos. No digo que no me haga ilusión ver unas escenas de La Cenicienta o de Star Wars, pero no quiero ver la película entera en ciento cincuenta trailers que seguro me enseñarán de aquí al estreno. Quiero sorprenderme cuando vaya al cine, quiero quedar embobada ante la pantalla y que se me erice la piel al escuchar cierta frase. Si antes la he oído mil veces en facebook, twitter o donde sea, no me producirá la misma emoción. O ninguna.

Leer. Leer es como respirar, puedes hacerlo rápido si hace falta, como por ejemplo cuando estás terminando una novela y tienes que salir de casa porque de lo contrario perderás el bus y llegarás tarde al trabajo (o tus hijas serán las últimas y te mirarán con cara de pocos amigos cuando llegas -por fin- a buscarlas), pero es mucho mejor hacerlo despacio. Yo puedo leerme un libro “normal”, si entendemos por normal 350 páginas, en tres horas. Digo que puedo porque es eso, una capacidad que he desarrollado tras años y años de lectura, lo que no significa es que deba. O que disfrute lo mismo de esa lectura como si la llevo a cabo en varios días. No es lo mismo. El libro no me afecta de la misma manera, no capto las emociones de los protagonistas con la misma intensidad. Sí, confieso que cuando un libro me engancha leo como una posesa y no puedo parar, pero cuando lo termino y estoy calmada porque ya sé cómo acaba vuelvo a leérmelo despacio.Y me gusta mucho más. De hecho, tengo libros que releo de vez en cuando y cuando lo hago los selecciono con esmero y dedico tiempo a perderme en sus páginas. En este caso, en el de la lectura, la culpa de nuestra auto impuesta prisa se debe (o esa es mi teoría) a que cada mes publican infinitas novedades que tenemos que leer, pero los libros no se van a ninguna parte. Aunque el mes de noviembre se publiquen más de quinientas novedades, podemos leerlas a lo largo del año, o del siguiente, o del otro. No hace falta que todos leamos el mismo libro al mismo tiempo, ¿no crees? Además, así yo puedo recomendarte uno a ti y tú otro a mí (si sientes curiosidad por mis lecturas puedes pasarte por mi Goodreads)

El amor es mucho mejor despacio, y la seducción todavía más (aquí es cuando crees que me pongo en plan Zen, pero te prometo que no). Estos últimos años se han publicado incontables novelas eróticas -las hay de excelentes, las hay de buenas, las hay de pasables y las hay de malísimas, como en todos los géneros- y este fenómeno comercial se ha trasladado al cine (otro trailer con expectación, ya sabes cuál), a las series de televisión y a muchos otros aspectos de nuestra vida diaria. La erótica está muy bien, por supuesto, pero también responde a la necesidad de buscar una satisfacción inmediata a un deseo, como cuando tienes hambre y vas y asaltas la nevera. Pero si tienes hambre y son las once y media de la mañana tal vez sea mejor esperar a que llegue la hora de comer y saborear ese plato de pasta que llevas días deseando prepararte. En las novelas pasa lo mismo, puedes leer un beso en la página veinte y que te emocione, puedes leer una escena de cama entera en la página quince y que te emocione, y puedes leer ese mismo beso y esa misma escena de cama en esas mismas páginas y quedarte completamente igual, dependerá de la destreza descriptiva del autor y probablemente también de tu estado de ánimo. Pero si lees ese beso o esa escena de cama en la página 200 o en la 300, después de que los protagonistas hayan estado torturándose, enamorándose, metiéndose en tu cabeza, será espectacular. Pasa lo mismo en la vida real (esa que tiene lugar fuera de los libros).

Lento, más lento.

Me despido con una invitación, si esta tarde (4 de diciembre) estás en Barcelona y te apetece charlar con un montón de gente estupenda, pásate por el Abacus de la calle Balmes. Estaremos allí para hablar de Un beso al alba, sin prisas.

 

 

 

 

 

 

15 comentarios el “Lento, más lento.

  1. Maricarmen Mar
    diciembre 4, 2014

    Hoy 04-12, 15.05 horas estoy leyendo tu post y resulta q anoche empecé #UnBesoAlAlba… Qué casualidad!!!! Me está gustando muchísimo (como todos tus libros).

    Estoy encantada con tu forma de escribir. Desde q te descubrí no dudo en leer todo lo q publicas.

    Qué lástima q no esté en Barcelona, pq sin dudarlo pasaría a saludarte y conocerte..

    Y totalmente de acuerdo con lo q dices. A me pasa lo mismo… y siempre q un libro me atrapa… antes de empezar otro, vuelvo a releer desde donde me cautivó.

    Me gusta

    • Anna Casanovas
      diciembre 12, 2014

      Muchísimas gracias Maricarmen, ojalá algún día podamos coincidir y conocernos en persona. Mientras, me “conformaré” con que mis novelas lleguen a tus manos.

      Me gusta

  2. Marianloveshoes
    diciembre 4, 2014

    Me ha encantado y estoy totalmente de acuerdo. Nos estamos perdiendo por ir rápido. Por suerte tenemos tus libros! Que lo pases muy bien esta tarde. Una lástima que me pille tan lejos, la verdad es que estoy deseando que vuelvas a Madrid. 😉

    Me gusta

    • Anna Casanovas
      diciembre 12, 2014

      ¡Muchas gracias, Marian! Me gusta mucho la frase “nos estamos perdiendo por ir rápido” y te propongo “encontrarnos despacio” como contramedida. Ojalá pueda volver pronto a Madrid y volvamos a vernos.
      Un abrazo.

      Me gusta

  3. Laura
    diciembre 4, 2014

    Completamente de acuerdo, se ha perdido el gusto por disfrutar de cada momento, de dejar pasar las horas lentamente como si no hubiera nada más que hacer en la siguiente hora. Yo recuerdo mi niñez de esa meanera, con el paso lento del tiempo pero ahora parece que se nos vaya a escapar el tren a cada momento. A ver si vienes a Castellon o Valencia porque me encantaria.

    Me gusta

  4. Maria
    diciembre 4, 2014

    Hola Anna , me encanta como escribes, te doy toda la razón, las cosas hay saborearlas poco a poco, me he leído tu libro, Un beso al alba, y me ha encantado, lo volveré a leerlo como todos los demás tuyos, porque siempre hay algo nuevo q se pasa por alto la primera vez q te lees un libro, en cuanto a la erótica yo estoy saturada de tanto libro igual, sexo, sexo y nada más. los tuyos tiene todo lo q a mi me gusta, sigue así, eres una magnifica escritora.

    Me gusta

  5. Rosa
    diciembre 4, 2014

    Tus palabras inducen a la reflexión en cada ocasión, ya sea en un libro, articulo o entrevista. Comparto contigo que vivimos en un mundo acelerado, desbordado de información y de una urgente necesidad de la inmediata satisfacción pero mas que nunca nuestro desafío está en “saber elegir” en cada momento lo adecuado para cada uno. Podemos leer un relato corto o una larga novela; ver una pelicula de dos horas o un corto; leer o escuchar una noticia o un slogan publicitario; escribir una carta, tener una conversación o enviar un wspp o un mensaje de voz; podemos elegir para mi eso es lo importante.
    Te sigo leyendo despacio o rápido pero siempre entusiasmada.

    Me gusta

  6. Sara
    diciembre 4, 2014

    Leer cualquiera de tus libros lento? Imposible, jejej, al menos la primera vez, las futuras reelecturas son otra cosa…
    Lo del montón de novedades tiene un poco la culpa de devorar los libros, el leer siempre novedades porque tienes muchas ganas, e ir dejando sepultados los anteriores, se podría llamar a esto síndrome de la interminable lista de pendientes??
    De un tiempo a esta parte me estoy tomando muy en serio el disfrutar el presente y llevar a cabo los planes, no pasarte la vida solo planeando…
    En fin, desaceleremos un poco, que merece la pena.

    S

    Me gusta

  7. flora
    diciembre 5, 2014

    Tienes razón hoy día todo va tan deprisa que no disfrutamos de lo bello de la vida de las cosas mínimas que son las que nos emociona de esas caricias lentas . bueno anna tu siempre seras mi favorita me emociona leerte

    Me gusta

  8. Raquel
    diciembre 8, 2014

    Mmmm… culpable. Tienes razón, mucha, y sí, me reconozco en lo de leer un libro en un rato, también por exigencias del guión en muchos casos. Es más, omitiré lo que me sucede cuando voy a lugares más tranquilos, a pesar de lo calmada que soy. Porque, vale, una cosa es el campo (el sonido de los pajarillos, escuchar el viento, respirar aire puro…) y otra tomarte a la hora de la merienda lo que has pedido para comer en lo que se supone que es un restaurante de una ciudad… Pero, vale, he dicho que no iba a entrar en eso. Asumo que el entorno nos marca.

    Ahora, cuando tengo entre manos una novela que he esperado, una historia que me está gustando, un libro que me está enamorando… me cito con él a solas, porque lo que pasa entre nosotros es algo íntimo, lo que me da y cómo lo recibo es muy personal, no quiero compartir lo que me produce con una sala llena de personas.

    Pero, claro, de estos hay pocos, porque… y ahí va la pregunta, ¿los autores, hoy por hoy, se toman su tiempo? Últimamente he leído algo que esperaba fuese una novela de esas especiales y le he encontrado fallos tontos que no cuadraban con la línea habitual de la autora. Y pienso que eso podría haber sido subsanado con una revisión cariñosa, quiero pensar que se debe a una cuestión de tiempos.

    Un abrazo

    Me gusta

    • Anna Casanovas
      diciembre 12, 2014

      Muchas gracias por pasarte por aquí y por comentar el post, Raquel.
      Tu pregunta sobre los autores es sencillamente brillante. La respuesta es, en mi modesta opinión, que a veces no. Y es una verdadera lástima. Hay historias que necesitan madurar o cuya corrección debería ser lenta y tranquila, pausada, como mínimo. Si la novela en cuestión no está comprometida a ninguna editorial, probablemente el autor quiera (deba) dedicarle todo el tiempo necesario. El problema, me imagino, es cuando hay una editorial esperando esa novela o cuando esa editorial no exige determinado nivel de acabado de las obras que va a publicar. En mi caso, aunque nunca he tenido ninguna experiencia en exceso dramática (al menos en este sentido), me he prometido que en el futuro no entregaré ninguna novela hasta que no esté completamente satisfecha con el resultado. Como bien dices tú, es una cuestión de tiempo, pero dado que una novela es algo íntimo, o lo es para mí, creo que debo cuidarlo. Porque si no lo hago, tal vez la editorial publique a tiempo la novela que tiene prevista para ese mes, pero el lector, ese lector de verdad, no se sentirá satisfecho cuando la lea y eso es lo más importante. Supongo que podríamos seguir -algún día deberíamos hacerlo- y distinguir que hay lectores que no se percatan de esas prisas, o que no les importan, y que por eso hay también editoriales que publican a una velocidad supersónica.

      Un abrazo.

      Me gusta

  9. Montserrat
    diciembre 9, 2014

    ¡¡Hola Anna!!

    Que lástima no poder asistir a la presentación el pasado jueves. Operaban a mi madre esa misma tarde (todo perfecto) y el viernes pococ después de llegar a casa recibií el aviso de tu nueva entrada en el blogg. Hasta ahora no he podido leerla despacio y responderte.

    Creo que necesitamos más lentitud para saborear más las cosas y también los momentos. Por nuestra salud mental. Además, ¿qué hacemos con el tiempo que ganamos al ir tan deprisa? Yo intento frenar el ritmo de mi día a día tanto como puedo. Poco a poco voy mirando menos el móvil, el ordenador, resto horas de tele para sumarlas leyendo o haciendo manualidades (que me encantan).

    A disfrutar de la vida y con calma, vamos. Estoy a punto de empezar “Un beso al alba” en cuanto acabe los deberes, claro.

    Un abarzo y gracias.

    Me gusta

    • Anna Casanovas
      diciembre 12, 2014

      Hola, Montserrat.
      Lo primero, espero que tu madre esté muy bien, recuperándose de la intervención rodeada de mimos. No te preocupes por lo de la presentación, seguro que encontraremos otro momento. Gracias por leer el artículo, espero que cuando tengas tiempo le des una oportunidad a “Un beso al alba”, eso sí, sin prisas. Me apunto lo de alejarte del móvil y del ordenador, es un gran consejo.
      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

      • Montse
        diciembre 13, 2014

        Hola Anna bon dia

        Si, mi madre muy bien gracias. Y muy mimada también jajajaja. Por el libro no te preocupes porqué “caerá” en mis manos si me dejan leer los turnos del trabajo y este piso donde vivimos (no sabes lo grande que es hasta que lo tienes que limpiar). Mis momentos son sagrados y la lectura es mi religión.

        Gracias por tu articulo Anna y por tu mensaje.

        Una abraçada!

        Me gusta

  10. Daniela
    diciembre 11, 2014

    Hola Anna!!! Muy sabias tus palabras, la vida parece arrastrarnos a una voragine sin sentido, y es al final del dia cuando te preguntas ¿y por que fui tan rapido? ¿y por que no he disfrutado? La vida es una sola e irrepetible…por qu{e no aceptarlo y ya!! jajaj
    Permitime agradecerte tus exquisitas y atrapantes novelas. No podré pasar por Barcelona, porque soy de Buenos Aires Argentina, pero quien sabe si el destino un dia no me depare un viajecito por esos horizontes y pueda saludarte en persona!!! Un fuerte abrazo, muchas gracias y a la espera de muchas mas de tus producciones!!! Daniela

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en diciembre 4, 2014 por en Mi inspiración, Mis novelas y etiquetada con , , , , .

Búscame en Twitter

Así no te perderás ninguna entrada... y prometo contarte cosas interesantes.

Únete a otros 14.183 seguidores

Curiosea por mi Instagram

🎶 Sing me a song of a lass that is gone Say, could that lass be I? 🎶 #Outlander Hola desde Escocia 🏴󠁧󠁢󠁳󠁣󠁴󠁿 🙋🏼‍♀️. Confieso que solo he visto la primera temporada de Outlander -sufrí mucho-, pero desde que llegamos a las Highlands oigo la canción de la serie en bucle en mi cabeza, claro que Agata busca escenas de Harry Potter por todos lados y Olivia dice que está en el bosque de Maleficent o en el de unos cuentos que lee ahora de animales mágicos un poco raros 🤷🏼‍♀️, así que todo bien dentro de nuestra normalidad. Marc bastante tiene con conducir por el otro lado y con trazar las distintas rutas de este viaje, y con hacernos parar cada segundo para hacer fotos (nos quejamos mucho, pero luego nos encanta tener tantas. No se lo digáis 🤫) Otra confesión, las novelas de higlanders no son mis preferidas, aunque sin duda entiendo de dónde sacan la inspiración y buscaré unas cuantas cuando vuelva 🌿 #LaNormalidadEstáSobrevalorada #VacacionesDeSemanaSanta #Highlands #Scotland 💚#VisitScotland #MeEncantaCómoHablaEstaGente 🤩#ViajarConNiñasQueLeen 🤓 #EnNuestrasMaletasHayMásLibrosQueZapatos 📚 (práctico no es, pero no lo cambiaría por nada)
Ayer fui a renovarme el d.n.i y el pasaporte y cuando la señora agente me pidió que colocase el dedo índice en la máquina esa que guarda las huellas la lié. Al parecer no tengo huellas dactilares en casi ningún dedo de las dos manos, la señora no podía creérselo (y Marc y Agata, que estaban allí, tampoco). Me pusieron crema hidratante para ver si así “salía algo” y nada. La señora me preguntó entonces, “¿pero usted a qué se dedica que se le han gastado las huellas a esta edad?” a lo que Marc respondió que “era asesina a sueldo pero está retirada”. La señora, que estuvo brillante, lo miró y le respondió muy seria que no podía decir esas cosas en una comisaría de policía. Luego me guiñó un ojo y me dijo “en serio, ¿usted a qué se dedica?”. Le respondí y tras escucharme, ella y otro agente llegaron a la conclusión que se me han gastado las huellas de tanto teclear. Os juro que es verdad (aunque mi abuela decía que no se jura nunca). Al parecer hay personas muy mayores a las que les pasa lo mismo. o casos de gente que ha sufrido alguna enfermedad grave, que por suerte no es mi caso. ➡️ Esta tarde participo en una charla junto con otras escritoras en la BookCon de Barcelona (dejo info en comentarios) sobre “qué es escribir” y supongo que empezaré con esto. ❤️ Entre “Nadie como tú” y “Buenas Intenciones” hay 10 años y 20 libros, así que supongo que mi ausencia de huellas tiene sentido. Si me habéis acompañado en este viaje, en todo o en alguna parte, gracias. Estoy segura de que aún me quedan muchos caminos por descubrir. (Al final me encontraron media huella en el dedo medio y grabaron la información en el chip para que no tenga problemas en los aeropuertos 😅) #LoQueNoMePaseAMí #LlamadmeNikita 🗡 #CómoPasaElTiempo #MisLibros📚❤️ #CómoHemosCambiado 📕📗📙#YaVeréisElDíaQueTengaQueIrEnAvión 🤦🏼‍♀️ #EscribirEsMásPeligrosoDeLoQueParece 😏 #BookLove #BookNerd
Tenemos una estantería nueva en el comedor, en principio tenía que servir para libros de Agata y Olivia y estar en su habitación, pero no medí bien ni la pared, ni la caja de la persiana, ni la ventana ni los escritorios. Vaya, que no medí nada y confié en la suerte... y ahora tenemos la típica y famosa estantería blanca del señor IKEA en el comedor (llena de libros “de mayores”) y el precioso cojín que me hizo mi madre queda perfecto encima. Creo que lo de no medir no me ha salido del todo mal 🤷🏼‍♀️ Y no me veía capaz de desmontar la estantería, volver a meterla en la caja y devolverla al sádico de los muebles 🤫 #LaPróximaVezTomoMedidas 🤞🏻 La estantería ya está casi llena porque esos libros llevaban años en pilas en el suelo de mi despacho 🤦🏼‍♀️. Luego mis hijas van a casa de gente que no tiene ni un libro a la vista y vuelven entre confusas e intrigadas. #MiMadreEsUnaArtista 💖 #TengoElMejorCojínDelMundo #LOVE #crossstitch #Shelfie #Libros #Books #BookLove #LlenarLaCasaDeLibrosYDeHistorias 📚
Con los años que llevo dedicándome a la escritura una de las pocas afirmaciones que me atrevo a hacer sobre este trabajo es que cada historia es distinta, cada proyecto tiene su ritmo y requiere de un proceso de elaboración particular, pues bien, después de esta frase tan seria (y sincera), voy a confesar que llevo meses metida de lleno en la fase de “estoy perdiendo la cordura y si pudiera ir todo el día en pijama corrigiendo página tras página lo haría”. Si alguien dice que esto con el tiempo se vuelve más fácil, miente. Pero a pesar de la locura, me he acordado de buscar en mis estanterías los libros de romántica histórica en castellano que más me han gustado estos últimos meses, la contemporánea is coming (los ataques de ordenar también son habituales en esta parte del proceso 🤦🏼‍♀️). Y quién dice ordenar dice desordenar y llenar el suelo de pilas de libros que ahora quiero releer 😩. Aquí va la lista de libros de la foto: •”La magia del corazón” de Nuria Llop: Madrid, mediados siglo XVII, una misteriosa baraja de plata, una doncella muy inteligente y un haragán -fan de esta palabra- muy seductor que la llama erizo en su mente. •”El último baile” de Marisa Sicilia: Viena, 1952, una historia de amor muy complicada y arriesgada. •”Detrás de tu mirada” Adriana Rubens: Inglaterra, finales siglo XIX, una mujer periodista, un hombre con un pasado complejo y Jack el Destripador. •”El corazón de la banshee” de Raquel de la Morena: Irlanda, principios siglo XIX, una banshee y un amor que puede significar la muerte. •”El Indiano” de María Montesinos: Santander, finales siglo XIX y una joven que defiende la educación de las mujeres. •”La perla del agua” de Lola P. Nieva: piratas en la costa de Oropesa, principios s.XVI, y “viajes en el tiempo”. Todas estas novelas me han gustado mucho, las pinceladas que he escrito no les hacen justicia. Mi preferida es “La magia del corazón”, os las recomiendo todas de ❤️ #LaMagiaDelCorazón #ElÚltimoBaile #DetrásDeTuMirada #ElCorazónDeLaBanshee #ElIndiano #LaPerlaDelAgua #RománticaHistóricaEnCastellano #BookStack #BookLove #FebreroMonAmour ❤️ #AlgúDíaActualizaréGoodReads 🤦🏼‍♀️
Follow Anna Casanovas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: