Anna Casanovas

Escritora, convencida de que existen los finales felices. Librianna es mi lugar especial, ¿quieres conocerlo?

En voz alta, cuéntamelo en voz alta

No sé si a ti te pasa lo mismo, pero mi lista de libros que quiero leerme, de películas que quiero ir a ver al cine o de historias que quiero escribir no deja de crecer y crecer. Y cuanto más larga es esta lista, más miedo me da enfrentarme a ella porque la sensación de que no voy a poder terminarla nunca llega a ser abrumadora. A no ser, claro está, que la noticia que ha aparecido hoy sobre que el ibuprofeno alarga la vida de ciertas especies animales sea cierta (y pueda aplicarse a los humanos) porque entonces lo más probable es que sea inmortal.

Dado que el tema del ibuprofeno no está claro, esta mañana me he dado cuenta de que, sin saberlo, llevo años poniendo en práctica una técnica bastante efectiva para saber qué libro será el siguiente que voy a leer, qué película voy a ir a ver al cine cuando todas las estrellas del firmamento se alineen, y qué historia voy a pasarme día y noche escribiendo hasta terminarla. La técnica de “cuéntamelo en voz alta”.

Es verdad que los blogs de literatura y de cine, los buenos (los que están escritos por personas sinceras, honestas, con buen gusto y buena intención, y que no pertenecen a ninguna editorial, productora o grupo fanático), son increíblemente útiles, pero suelen contener tanta información que a menudo me resulta imposible procesarla a tiempo. O tal vez es que yo soy lenta, cosa más que probable. También es verdad que a veces aparecen artículos en los periódicos que pueden sernos útiles, pero ni los blogs ni los periódicos pueden ayudarme a elegir mi próximo proyecto o evitar que escriba una escena horrible y mi técnica sí, o puede intentarlo.

Deja que te siga contando, a lo mejor tú también llevas años practicando este método sin saberlo.

Elige un libro, un buen libro, e imagínate que alguien te pregunta de qué va. Así de fácil, así de normal y corriente. Nada de reseñas ni de disertaciones sobre la vida del autor, nada de hablar del periodo o del género literario donde encaja la novela, nada de técnicas ni de análisis de personajes. Sencillamente di en voz alta de qué va el libro: “Es la historia de una chica muy humilde a la que adoptan sus tíos ricos y la llevan a su casa. Allí sus primas le amargan la existencia y con el paso del tiempo ve como el mundo que la rodea es falso e hipócrita y se ve en vuelta en situaciones muy complicadas e incluso peligrosas. Ella se mantiene fiel a sí misma, se enfrenta a todos y lucha por sus principios y por defender sus sentimientos” Mansfield Park de Jane Austen.

Si cuando dices el argumento en voz alta no te parece absurdo, si dentro de ti sientes que si no la hubieras leído ya volverías a leerla, entonces es una buena novela.

Probemos con una novela mala: “Es la historia de una chica que viaja a la prehistoria y allí, después de horas de sexo dinosáurico desenfrenado, se enamora del Tiranosaurus Rex”. Taken by the t-rex de Christie Sims (juro que existe… y que he abierto una ventana de incógnito para buscar el enlace)

Sé que estas novelas se encuentran en polos opuestos y que en este caso es muy fácil decidir cuál quieres leer y cuál quieres eliminar para siempre de tu cerebro, o llamar a la persona que la escribió y preguntarle qué le pasaba por la cabeza, pero con novelas no tan extremas también funciona. Ya verás, así contaría yo, en voz alta, el argumento de una las novelas que más me han gustado este año: “Está ambientada en la segunda guerra mundial, tipo Downton Abbey, la protagonista es la hija de la familia y se enamora del hijo del ama de llaves. Es un amor imposible pero él es un luchador y no se rinde, y a pesar de los años y de todo lo que les sucede -que son muchas cosas- te emocionas en todas las escenas” Un verano que nunca volverá de Judith McKingon

Y aquí va una que me ha dejado (muy) indiferente: “Es histórica, va de una mujer que se casa con un hombre más joven que ella para solucionar un problema. Él acepta porque también le conviene el enlace y porque le une cierta amistad con la dama, pero ambos hacen vidas separadas. Se reencuentran años más tarde y después de mucho sexo deciden que están enamorados”. Un extraño en mi cama de Sylvia Day.

Cuando una novela me gusta, cuando la explico a alguien en una cena (tiendo a hablar de este tipo de cosas), doy detalles. Me emociono al recordarla. Cuando una me deja indiferente y la resumo en voz alta, me doy cuenta de que en realidad ya carecía de argumento desde el principio o que ese argumento no esconde ningún secreto y es plano en exceso.

En las películas sucede lo mismo, hace unas noches M cambiaba de canal y vimos que empezaba una película que no habíamos podido ver en el cine y…fuimos a dormir a la una y media de la madrugada. Este es el argumento: “Va de una chica lista con tendencia a elegir siempre al hombre equivocado a la que sus tres ex-novios la invitan a sus bodas. Y ella, porque está loca, decide acudir a las tres. Evidentemente, vuelve a elegir al hombre equivocado cuando tiene al correcto delante de sus narices”. Tres bodas de más. No digo que sea una obra maestra del cine, que no lo es, pero sí que tiene un argumento desarrollado y original, y que supieron elegir muy bien a sus protagonistas.

Y ahora una película mala resumida por una de mis hermanas: “Unos robots del espacio quieren destruir el mundo. Otra vez. Sale un tío cachas y una chica de goma”. Transformers: la era de la extinción.

Lo ves, si cuentas en voz alta el argumento de una película mala suena incluso más ridículo que cuando lo lees en un blog o en el periódico.

En cuanto a mi necesidad de escribir y de contar historias, no voy a negarte (porque sería mentira) que tengo muchas ideas rondándome por la cabeza. Hay una en concreto que empieza a coger forma y que me tiene completamente secuestrada, pero ayer por la noche le conté a M en qué punto me encontraba del argumento y me lo echó por tierra. Y tenía razón, a medida que me oía contándoselo vi que ese punto de la trama no encajaba y que el comportamiento de la protagonista no tenía sentido. Mi padre siempre dice una frase que es probablemente uno de los mejores consejos que me han dado nunca: “El papel lo aguanta todo, procura que cuando salga de allí también esté bien.” Si un argumento, unos personajes, un diálogo, suena absurdo en voz alta, no diré que no esa novela o esa película no deberían existir (porque es evidente que existen), pero sí que no quiero leerlas ni quiero ir al cine a verlas, y ni mucho menos escribirlas.

Cuenta el argumento en voz alta

Cuéntame el argumento en voz alta

 

¿Tú qué técnica utilizas para evitar perder el tiempo con una novela o una película horrible? Quiero saberlo, yo voy a pasarme meses en esta nueva historia, pero ya tengo previsto qué voy a contarte por aquí la semana que viene.

 

 

 

3 comentarios el “En voz alta, cuéntamelo en voz alta

  1. rayanejp
    diciembre 20, 2014

    Anna es una técnica estupenda! Yo la utilizaba para estudiar, pobre Lua (mi perrita) la tenía frita porqué siempre me escuchaba una y otra vez recitar la lección. Si lo podía decir en voz alta es que lo tenía claro, pero nunca se me había ocurrido respecto a los argumentos y tiene mucho mucho sentido. A partir de ahora te tomo prestada esta técnica. Por cierto, toma nota de Un verano que nunca volverá, tiene una pinta estupenda.

    Besos

    Me gusta

  2. Raquel
    diciembre 20, 2014

    Ayer, justo cuando recibía el aviso del correo en el móvil de esta nueva entrada, colgaba una llamada. Estaba hablando con mi cuñada sobre la cena de nochebuena y… ¡casualidades de la vida!, no tengo ni idea de por qué salió el tema de Perdida. Le dije que se lo leyera, que al principio iba lento, pero luego no podría soltarlo. Lo hice porque pertenece a ese grupo de personas que le recomiendo que lea lo que sea, cada vez que tengo oportunidad, aunque sé que no me van a hacer caso. O, quizás, precisamente por eso.

    Me preguntó cuál era el argumento y le dije “va de un marido… Y hay película, ¿sabes?”. Sospecho que, como mucho, verán la película, son más de imagen que de letras. Lo que me recordó una escena de Siempre el mismo día de David Nicholls (cómo lloré con ese libro, sin ser yo de llorar), cuando Dexter le escribe a Emma una carta hablándole de Howards End, novela que ella le ha regalado, y le dice algo así como que llevan doscientas páginas tomando el té y él aún conserva la esperanza de que haya una invasión extraterrestre o algo emocionante.

    Digo lo de “va de un marido…” (¡y es que va de un marido!) porque pienso que existen libros buenos o muy buenos que no van de nada en concreto, nada definido.

    La misión de Perdida es entretener y no tiene nada que ver con el ejemplo que voy a poner ahora, que puede entrar dentro de la categoría de libros que más me han gustado este año. Se trata de Americanah de Chimamanda Ngozie Adichie. De hecho, cuando la reseñé, comenté precisamente eso. ¿De qué trata (sin destripar)? De una mujer nigeriana establecida en Estados Unidos que, antes de volver a su país tras trece años fuera, va a la peluquería a que le hagan unas trenzas y empieza a recordar. No matan a nadie, no hay historia de amor arrobadora, no se hace rica ni cumple sus sueños, no salva la vida de nadie ni realiza actos heroicos… Es más, si entrase en detalles, probablemente aburriría a casi todo el mundo. Y, sin embargo, la sigo recomendando con energía porque a mí me generó esa sensación de satisfacción que provoca un libro bien escrito.

    ¿Cómo elijo? Bueno, depende de para qué quiera hacer la lectura. Pero creo que la forma de contar las cosas sigue siendo muy importante. Otro ejemplo, Divorcio en el aire de Gonzalo Torné. El argumento no me atrae en absoluto, el protagonista me parece odioso por momentos (creo que con toda la intención del autor), pero… me encanta lo arriesgado de su estilo narrativo. Pienso que Gonzalo Torné hizo una labor estupenda con esos párrafos sin puntos, utilizando la sintaxis como herramienta y no como arma, el léxico asequible (creo) para todos pero tan rico. Y esta, precisamente, la recomiendo por eso.

    Y también leo a Sylvia Day y a otros autores de ese estilo, pero ahí está el reto, en escribir sobre el libro (habrá a mucha gente que le guste) sin que se me note que pienso que tengo entre manos un manual de gimnasia no recomendado para menores. Porque no me gusta hacer sangre, pero trato de no engañar a quien me lea ahí.

    Sobre lo de escribir… que no me gusta, se nota, ¿no? A mí me sucede lo contrario, si me pongo en serio, no cuadra nada. Ahora, si estoy disparatando, en voz alta o por escrito, se lo cree todo el mundo. ¡Ya nadie me deja leerle el horóscopo!

    Un abrazo 🙂

    (No sé si me dejará publicar un comentario tan largo… ¡Perdón!)

    Me gusta

  3. Montse Lectora
    diciembre 22, 2014

    Hola Anna

    Pues tu técnica es muy buena. La verdad es que yo no tengo una técnica própiamente dicha. Leo u nlibro o veo una película y cuando estoy en ello, en función de como me atrape considero que es bueno/a.

    Una abraçada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Búscame en Twitter

Así no te perderás ninguna entrada... y prometo contarte cosas interesantes.

Únete a otros 14.375 seguidores

Curiosea por mi Instagram

Hace más o menos un año estaba yo en club de lectura de “Buenas Intenciones” en Madrid cuando me preguntaron si Stuart iba a tener su propia historia. No mentí cuando respondí que no, entonces Stuart era para mí un personaje secundario cuya vida empezaba y terminaba dentro de “Buenas Intenciones”, pero -sí, hay un pero- un pero muy grande porque a partir de Madrid y de ese club de lectura Stuart se instaló en mi cabeza, quizá porque nunca había salido del todo y, en serio, ¿cómo me atreví a decir que no tenía nada más que contar sobre él? No sé cuándo terminaré esta historia ni qué sucederá con ella, pero de parte de Stuart y mía: ¡Hola 🙋🏻‍♂️! No suelo hablar de esta parte del proceso, siempre tengo miedo de gafar el proyecto, pero dado que Stuart os susurró a vosotras antes que a mí que tenía mucho que contar, esta vez tenía que hacerlo 😁 #BuenasIntenciones 📚❤️ #PonesAUnJoyeroAltoYTatuadoYLaLías #TendríaQueHaberloVistoVenir #AyStuart Si no habéis leído “Buenas Intenciones” podéis hacerlo cuando os apetezca, es una novela que empieza y acaba y lo de Stuart (si llega a buen puerto, que llegará de un modo u otro 😅) es otra historia 🥰.
Como montar en bicicleta 🚲 ¿Sabéis eso que dicen cuando tienes miedo de hacer algo que hace tiempo que no haces? Como montar en bicicleta. ¿O cuando has hecho algo que te ha salido mal y te aterra volver a intentarlo? Como montar en bicicleta. Quizá como frase no sea nada del otro mundo, en realidad es un tanto absurda y más en mi caso que pedaleo fatal y me da miedo circular por calles transitadas (transitadas = más de una persona en mi camino), pero este año es parte de mí. No os suelto más rollos, espero poder enseñaros poco a poco a qué me refiero; una de las cosas que voy a retomar es el blog -esta me da poco miedo, algo, pero poco- y otra es retomar proyectos pendientes desde hace (demasiado) tiempo. Y otra, escribir una historia que lleva tiempo en mi cabeza pero con la que aún no me había atrevido 👩🏼‍💻 Y por último 🎉🎉 ¡”Carolina y los Valientes” y yo nos vamos de presentación! 🎉🎉 Este miércoles estaré en Castellón, en la llibreria Argot, acompañada por la diputada de cultura de la Diputació de Castelló para hablar del Galardón Letras del Meditérraneo y de Carolina y sus chicos, por supuesto. Si estáis por la zona, agradeceré vuestra compañía y abrazos. #CarolinaYLosValientes 💖#GalardónLetrasDelMediterraneo #SéValiente #ComoMontarEnBicicleta 🚲 #MiPrimeraFotoDel2020
¿Qué es lo que convierte un libro o una película en el libro o la peli perfectos para Navidad? ¿Tiene que suceder en Navidad? ¿Tiene que acabar bien? ¿Tiene que ser un drama? 🤷🏼‍♀️. Una de mis pelis de Navidad preferidas es “Jungla de cristal” y pelearé hasta quedarme afónica con quien me lleve la contraria, otra es “About time”, y estos días leo libros juveniles o románticos que acaben bien porque para dramas todos ya tenemos bastantes. Las novelas que he elegido para concluir este calendario de adviento son perfectas -en mi opinión, total es mi calendario- para estas fechas. Las dos están traducidas al castellano (la edición del de Jeanette Winterson es preciosa 🥺) ¿Tenéis algún libro o género literario preferido para estos días? ¿Y alguna película? Contadme, quiero añadirlas a mi lista 😘 🥮”Christmas days” de Jeanette Winterson (en castellano “Días de Navidad. Cuentos y recetas”). Si no habéis leído nada de Jeanette Winterson dejad el móbil e id a por uno de sus libros, cualquiera. Me espero. Este que os propongo es muy buena opción porque son doce historias cortas, divertidas, imaginativas y geniales cada una con su receta. #ChristmasDays #JeanetteWinterson 🛏”The flat share” de Beth O’Leary (“Piso para dos”). Lo compré por casualidad en semana santa y me cogió por sorpresa, algo que a estas alturas no me sucede tan a menudo como querría. Tiffy trabaja de día y Leon de noche, comparten piso y no se conocen, es la solución perfecta. Se dejan notas y claro eso no complicará las cosas, no, qué va. #TheFlatShare #BethOLeary 🎄Gracias por compartir estos días conmigo, por vuestros comentarios y sugerencias lectoras. Feliz Navidad.🎄 Aunque acabe el calendario seguiré hablando de libros 🤫. Y de “Carolina y los Valientes”💖 #CalendarioDeAdvientoLiterario 23/24 24/24 📚 #LibroNavidad 🎄 #Bibliophiles #BookLove ❤️ #Books #AllIWantForChristmasIsBooks #AllIWantForChristmasIsYou #AndBooks #CualquierExcusaEsBuenaParaRecomendarUnLibro
Hoy el New York Times publicaba que a finales del pasado mes de octubre, a los sesenta y siete años, fallecía Johanna Lindsey tras padecer cáncer de pulmón. Los que no leéis novela romántica -este punto lo dejamos para otro día- es probable que no sepais quién es, pero es como si muriera Scorsese o Spielberg; quizá no toda su carrera son aciertos, pero el género al que pertenecen no sería lo mismo sin ellos. Pues sin Johanna la romántica, la narrativa femenina y la industria editorial que las rodea no serían las mismas. Quería fotografiar un libro suyo, pero los tengo guardados en casa de mis padres porque es cierto que con los años mis gustos de lectora me han llevado lejos de la señora Lindsey, pero eso no significa que no reconozca el valor que tuvieron en su momento. El único libro que conservo en mi casa de esa época es este. Esta es la primera novela romántica que compré en castellano, fue en 1999 y siempre está en mi biblioteca porque me recuerda quién era yo entonces, por qué leía romántica y qué significó para mí. Por eso la recomiendo hoy en el calendario de adviento, no por la novela en sí sino por lo que significan a veces estas historias imperfectas que nos marcan casi sin darnos cuenta. Como el legado de Johanna Lindsey. ¿Cuál fue la primera novela que os marcó sea por lo que sea? Contadme ❣️”Cuando tú llegaste” de Judith McNaught (traducción de Josefina Guerrero. Otra editorial la reeditó con otro título: “Pasajes al corazón”) ❣️¿De qué va? Una rica americana viaja de EEUU a Inglaterra para casarse con un noble, pero la americana en cuestión no quiere tal matrimonio y planea escabullirse. La doncella que la acompaña, Sheridan Blomleigh, humilde y que ha convivido con indios, es la encargada de darle la noticia al noble prometido. Pero al desembarcar un mástil se rompe y la golpea en la cabeza y... ¡la amnesia de la que os hablaba el otro día! Sheridan no recuerda quién es y Stephen Westmoreland, el lord prometido, cree que se trata de su futura esposa pues no se han visto nunca. Esta novela es un locurón, está llena de comportamientos anticuados (gracias a Dios) pero le tengo mucho cariño y eso, en mi opinión, también es importante 😘
Follow Anna Casanovas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: