Anna Casanovas

Escritora, convencida de que existen los finales felices. Librianna es mi lugar especial, ¿quieres conocerlo?

Síndromes literarios

Hay personas que viajan para comer, que son capaces de hacer cientos de quilómetros (y de pagar un montón de dinero) para cenar en un restaurante con no sé cuántas estrellas Michelin. También hay viajeros culinarios que sin tener intención de gastarse una fortuna recorren quilómetros para comer un bocadillo en un deli oculto en una gran ciudad o un pescado crudo en un puerto del lejano oriente. Hay personas que viajan para visitar museos y son capaces de pasarse horas y horas dentro de uno observando un cuadro tras otro, y también los hay que visitan museos y solo prestan atención a sus teléfonos móviles (mal, muy mal). Hay muchos motivos para viajar, culturales, geográficos, culinarios, para descansar… y luego está la gente como yo, que vaya donde vaya tiene que entrar en todas las librerías y bibliotecas que encuentra a su paso.

No es que quiera justificarme, pero la verdad es que creo que se puede aprender mucho de la gente de un país entrando en sus librerías, ¿qué colocan primero, las revistas o los libros, los libros de tapa dura o los de bolsillo? ¿En esas librerías venden también aparatos electrónicos o solo libros?

Estos días he tenido la suerte de visitar Londres con M (y él ha entrado en todas las librerías conmigo) y he visto un montón de detalles que me han fascinado, alguno que otro que me ha sorprendido, y he encontrado semejanzas y diferencias con las librerías que tenemos en casa. Las diferencias las dejo para otro día, en cuanto a las semejanzas, la mayor de toda son las personas.

Las personas que leemos tenemos un montón de manías, un sinfín de síndromes que aunque a menudo callamos todos sufrimos de vez en cuando, o constantemente. Esta es la lista de los síndromes literarios que he detectado en un momento u otro de mi vida, incluido mi reciente viaje.

-El síndrome de Phileas Fogg o del viajero literario: lo sufres si eres una persona que necesita viajar a todos los lugares que aparecen en sus novelas, por ejemplo, si vas a Londres, vas a King’s Cross y buscas el andén 9 y 3/4. También lo sufres si como yo visitas todas las librerías y todas las bibliotecas del país que visitas, sea Egipto, Inglaterra, Costa Rica o Tanzania. Este síndrome está íntimamente relacionado con el síndrome de la Bella y la Bestia que lo sufres cuando te enamoras de un chico o de una chica porque comprende tu amor por los libros y por las librerías, o porque tiene en su casa una librería que te hace caer de espaldas.

-El síndrome de Sherlok Holmes: lo sufres cuando te obsesionas con conseguir un libro que está descatalogado y tú sencillamente lo necesitas en papel y no en ebook. También lo sufres cuando hay tres ediciones distintas de un libro y tú precisamente quieres la más difícil de encontrar, esa cuya cubierta es de tela y no de cartón o cuya traducción es mejor que cualquier otra. Te da igual que sea la más cara o que tengas que comprarla en ebay mientras las otras están en El Corte Inglés, tú la quieres y ya está (y te parece lo más normal del mundo).

-El síndrome de Scarlett O’Hara: lo sufres cuando juras y perjuras que no vas a comprarte ni un libro más de ese autor porque le odias desde que ha matado a tu personaje favorito o porque ha decidido no publicar el último libro de una serie y dedicarse a empezar otra. Pero sabes que eres débil y que cuando aparezca ese libro lo comprarás. Tal vez después le criticarás, pero lo comprarás. Los lectores de verdad somos así de fieles (y de románticos).

-El síndrome de Becky Bloomwood: lo sufres cuando necesitas comprar todos los libros que se cruzan en tu camino. Necesitas tener en tu estantería esa novela de la que todo el mundo habla aunque sabes perfectamente que no vas a leerla hasta dentro de un año porque tu lista de lecturas pendientes casi podría dar la vuelta al mundo. Por no mencionar que tu economía está bajo mínimos.

-El síndrome de Sheldon Coper: lo sufres si te sulfuras cuando una editorial decide cambiar el formato de sus libros sin avisarte y tu preciosa estantería se va a paseo. También lo sufres si sientes la necesidad de tener todos los libros del mismo autor en el mismo idioma o en el mismo tamaño (bolsillo, trade, tapa dura) y si cuando entras en una librería y ves un libro en la estantería que no toca tienes que contenerte para no ir corriendo a ponerlo en su lugar.

-El síndrome de Instagram: este síndrome lo sufres cuando te compras un libro sin saber nada de él solo porque la cubierta es preciosa y necesitas tenerla en casa, y probablemente fotografiarla y compartirla en las redes. Gracias a este síndrome puedes descubrir libros cuyo contenido está a la altura de la cubierta, pero también puedes acabar con una recopilación de poesía rusa del siglo XIV.

¿Cuántos síndromes literarios sufres? ¿Quieres añadir alguno más a la lista? Si es así, hazlo, por favor, seguro que yo también lo tengo, ahora mismo ya se me están ocurriendo unos cuantos más, pero me los reservo para otro post.

Me despido añadiendo que las personas que tenemos alguno de estos síndromes (o todos) entendemos perfectamente lo que significa tener resaca literaria y que no nos imaginamos un verano, o cualquier otra estación, sin un libro a nuestro lado ♥

Síndromes literarios

Síndromes literarios

 

 

12 comentarios el “Síndromes literarios

  1. Gema Albornoz
    julio 24, 2015

    ¡Muy acertado! Tanto que he descubierto padecer algún síntoma de todos los síndromes pero me define casi a la perfección el de Becky Bloomwood. 😀
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Montserrat
    julio 24, 2015

    Hola Anna.

    Gracias por tu entrada. Yo confieso que los tengo todos. Quizás añadiría tener complejo de Diógenes con los libros: nunca tendré suficientes. Tengo poco sitio para colocarlos, naturalmente. Yo ahora mismo estoy en un momento “quiero la edición de Círculo de Lectores de determinados títulos”. Y nada me apartará de mi objetivo (puede que mi bolsillo me frene pero poco más). Este mes de hecho me he liado la manta a la cabeza y me he dejado parte de la paga en adquirir novelas románticas. Ahora tengo que volver a seducir a la calculadora para mis adquisiciones de narrativa y novela histótrica (las etiquetas es para hacerme entender mejor). El resumen seria: me he comprado muchos libros fase 1 (completada) y ahora preparo la fase dos (ahora mismo me siento James Bond ;-P).

    De hecho en pocos días empezaré la mitad de mis vacaciones y puede que haga un tour por esos maravillosos rincones de mundo llamados librerías.

    Buen fin de semana.

    Besos. Petons. ^^

    Le gusta a 1 persona

    • Anna Casanovas
      julio 24, 2015

      Gracias a ti por leerla, Montserrat. Me encanta saber que “sufrimos” juntas y me ENCANTA que te sientas como James Bond 😉
      Petons i molt bones vacances, són molt merescudes, així que gaudeix-les al màxim i llegeix molt.

      Me gusta

  3. Lidia
    julio 24, 2015

    Como te entiendo Anna, sufro todos y cada uno de ellos. De autores/as que me gustan compro los libros en físico en cambio de aquellos que aun no he leído nada prefiero “probarlos” primero con el libro digital. El problema está cuando veo la portada y me ¡chifla!…entonces suelo caer en la trampa y lo compro jajaja.
    Una cosa que me da mucha rabia es que hagan portadas preciosas para libros digitales…ya solo por esas portadas se merecen salir en papel!
    Resumiendo…creo que nuestros síndrome son incurables, pero los llevamos con mucha honra! 😉

    Hasta la próxima!
    Un abrazo.

    Me gusta

  4. Mariela...
    julio 24, 2015

    Sinceramente un poco de todos, pero con mayor frecuencia: El síndrome de Scarlett O’Hara y El síndrome de Instagram. definitivamente estamos un poco descolocados por la lectura, pero en los dias que corren, donde las personas no se interesan en leer, creo que es mejor padecer uno o varios sindromes por la lectura que por otra cosa.

    Excelente articulo Anna, no dejes de escribirnos en vacaciones.

    Me gusta

  5. Bona
    julio 25, 2015

    Me reconozco en lo de entrar en librerías cuando estoy de viaje, sí, desde luego. Y acabar comprando algún libro a pesar de que sé que ya iba justita de peso con las maletas.
    Quizá sí que se me da un poco el síndrome Becky Bloomwood, por lo de comprarme ahora, lo necesito ya, un libro que sé que no voy a leer hasta dentro de unos meses o años.
    Por lo demás, no me importa el formato ni el idioma ni la edición de un libro. Lo de la traducción sí. Así que no me reconozco demasiado en los otros síndromes.
    Sí que hago glomming: si descubro un autor que me gusta, tengo que leer todo lo suyo. Y eso empieza por “hacer una lista”. Soy obsesa de las listas (tiene un nombre: “glazomanía”): listas de libros básicos de… este autor, este género, esta época, este país… lo que sea. Y luego ir leyendo a ser posible por orden cronológico.

    Me gusta

    • Anna Casanovas
      julio 25, 2015

      No sabía lo de la “glazomanía”, gracias por contármelo, yo también la padezco. Soy la reina de las listas, no entiendo cómo hay gente que puede vivir sin ellas. Gracias por leer el post y por compartir algún que otro síndrome conmigo. Besos.

      Me gusta

  6. Raquel
    julio 27, 2015

    Pues… no me identifico con ninguno. ¡Vaya lectora de pacotilla soy! De hecho, es que no me obsesiona atesorarlos. Una vez los termino, los presto o los regalo. Me gusta la idea de dejar fluir las historias, que otros puedan disfrutar tanto como lo he hecho yo. Eso no quita que tenga el escritorio lleno de libros, la mesilla, las estanterías… pero pienso que esos ejemplares están esperando a que su futuro lector se cruce en mi camino. ¿Qué gano guardando historias en una balda? Me genera más satisfacción compartir…

    Un abrazo!!

    PD. Los únicos que no regalo ni presto son los que llevan dedicatoria. 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Anna Casanovas
      julio 27, 2015

      La verdad es que eres una lectora auténtica, tu idea de dejar fluir las historias es preciosa, Raquel. Yo también creo que los libros que están “por leer” en realidad están esperando a que un futuro lector se cruce por su camino. Hay tantos lectores como historias, creo, y tener o no tener “síndromes” es lo de menos. Yo no presto nunca los libros dedicados ni los que significan algo especial para mí (porque eran de mi abuela o porque me los compré en algún viaje o cosas por el estilo), el resto sí los presto, aunque una vez una amiga me dijo que solo hay dos clases de ingenuos en este mundo, los que prestan libros y los que los devuelven.
      Muchas gracias por leer el post y dejar tu comentario 😉
      Besos.

      Me gusta

  7. Tamara Pietrantoni
    julio 27, 2015

    Uff… ojalá los tuviera todos!!! La verdad es que hoy en día solo puedo permitirme leer en ebook, y (obviando libros de mi infancia y de la estanteria familiar) solo tengo mi libro favorito en tapa dura. El caso es que eso es precisamente lo que quiero. Quiero esperar a tener independencia económica y llenar una estantería blanca en el salón con mis libros favoritos en el mejor formato posible.

    Por ahora me conformo con mi estanteria virtual…

    Y aprovechando un viajecito a Paris que tengo en breve, copiaré un poquito tu costumbre e iré a las librerías que me encuentre por allí a ver que hay!!

    Un saludo!!! 🙂

    Me gusta

  8. Mon
    octubre 5, 2015

    El post está gracioso pero no me parece muy coherente: encuentro que estás mezclando personajes literarios, personajes procedentes de medios audiovisuales e…¿Instagram? Se podría haber escrito como una tipificación de consumidores de libros y los síndromes que se pueden padecer en esta “complicada relación” o algo así (pero no síndromes literarios: los medios audiovisuales escriben diferente. Sí, los personajes y las tramas están basadas en guiones literarios pero…considerarlo sólo al nivel escrito o incluso solo al nivel lingüístico sería empobrecerlo y ser desconsiderado con este arte…; y lo de Instagram no creo que pueda considerarse literario directamente).

    Yo, por cierto, sufro del síndrome de Alicia en el país de las maravillas: la realidad parece no tener ni pies ni cabeza, y puede ser, quizás, que simplemente mi lógica no sirva como medida para este mundo loco. Así que busco libros para tratar de entender qué pasa. Es complicado y me lleva a situaciones muy raras y a conocer gente increíble. Por momentos quiero volver a tener una vida segura y monótona, pero engancha y siempre vuelvo a picar. ¿Quién me mandaría a mí correr detrás de conejos blancos con relojes de bolsillo?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Búscame en Twitter

Así no te perderás ninguna entrada... y prometo contarte cosas interesantes.

Únete a otros 14.183 seguidores

Curiosea por mi Instagram

🎶 Sing me a song of a lass that is gone Say, could that lass be I? 🎶 #Outlander Hola desde Escocia 🏴󠁧󠁢󠁳󠁣󠁴󠁿 🙋🏼‍♀️. Confieso que solo he visto la primera temporada de Outlander -sufrí mucho-, pero desde que llegamos a las Highlands oigo la canción de la serie en bucle en mi cabeza, claro que Agata busca escenas de Harry Potter por todos lados y Olivia dice que está en el bosque de Maleficent o en el de unos cuentos que lee ahora de animales mágicos un poco raros 🤷🏼‍♀️, así que todo bien dentro de nuestra normalidad. Marc bastante tiene con conducir por el otro lado y con trazar las distintas rutas de este viaje, y con hacernos parar cada segundo para hacer fotos (nos quejamos mucho, pero luego nos encanta tener tantas. No se lo digáis 🤫) Otra confesión, las novelas de higlanders no son mis preferidas, aunque sin duda entiendo de dónde sacan la inspiración y buscaré unas cuantas cuando vuelva 🌿 #LaNormalidadEstáSobrevalorada #VacacionesDeSemanaSanta #Highlands #Scotland 💚#VisitScotland #MeEncantaCómoHablaEstaGente 🤩#ViajarConNiñasQueLeen 🤓 #EnNuestrasMaletasHayMásLibrosQueZapatos 📚 (práctico no es, pero no lo cambiaría por nada)
Ayer fui a renovarme el d.n.i y el pasaporte y cuando la señora agente me pidió que colocase el dedo índice en la máquina esa que guarda las huellas la lié. Al parecer no tengo huellas dactilares en casi ningún dedo de las dos manos, la señora no podía creérselo (y Marc y Agata, que estaban allí, tampoco). Me pusieron crema hidratante para ver si así “salía algo” y nada. La señora me preguntó entonces, “¿pero usted a qué se dedica que se le han gastado las huellas a esta edad?” a lo que Marc respondió que “era asesina a sueldo pero está retirada”. La señora, que estuvo brillante, lo miró y le respondió muy seria que no podía decir esas cosas en una comisaría de policía. Luego me guiñó un ojo y me dijo “en serio, ¿usted a qué se dedica?”. Le respondí y tras escucharme, ella y otro agente llegaron a la conclusión que se me han gastado las huellas de tanto teclear. Os juro que es verdad (aunque mi abuela decía que no se jura nunca). Al parecer hay personas muy mayores a las que les pasa lo mismo. o casos de gente que ha sufrido alguna enfermedad grave, que por suerte no es mi caso. ➡️ Esta tarde participo en una charla junto con otras escritoras en la BookCon de Barcelona (dejo info en comentarios) sobre “qué es escribir” y supongo que empezaré con esto. ❤️ Entre “Nadie como tú” y “Buenas Intenciones” hay 10 años y 20 libros, así que supongo que mi ausencia de huellas tiene sentido. Si me habéis acompañado en este viaje, en todo o en alguna parte, gracias. Estoy segura de que aún me quedan muchos caminos por descubrir. (Al final me encontraron media huella en el dedo medio y grabaron la información en el chip para que no tenga problemas en los aeropuertos 😅) #LoQueNoMePaseAMí #LlamadmeNikita 🗡 #CómoPasaElTiempo #MisLibros📚❤️ #CómoHemosCambiado 📕📗📙#YaVeréisElDíaQueTengaQueIrEnAvión 🤦🏼‍♀️ #EscribirEsMásPeligrosoDeLoQueParece 😏 #BookLove #BookNerd
Tenemos una estantería nueva en el comedor, en principio tenía que servir para libros de Agata y Olivia y estar en su habitación, pero no medí bien ni la pared, ni la caja de la persiana, ni la ventana ni los escritorios. Vaya, que no medí nada y confié en la suerte... y ahora tenemos la típica y famosa estantería blanca del señor IKEA en el comedor (llena de libros “de mayores”) y el precioso cojín que me hizo mi madre queda perfecto encima. Creo que lo de no medir no me ha salido del todo mal 🤷🏼‍♀️ Y no me veía capaz de desmontar la estantería, volver a meterla en la caja y devolverla al sádico de los muebles 🤫 #LaPróximaVezTomoMedidas 🤞🏻 La estantería ya está casi llena porque esos libros llevaban años en pilas en el suelo de mi despacho 🤦🏼‍♀️. Luego mis hijas van a casa de gente que no tiene ni un libro a la vista y vuelven entre confusas e intrigadas. #MiMadreEsUnaArtista 💖 #TengoElMejorCojínDelMundo #LOVE #crossstitch #Shelfie #Libros #Books #BookLove #LlenarLaCasaDeLibrosYDeHistorias 📚
Con los años que llevo dedicándome a la escritura una de las pocas afirmaciones que me atrevo a hacer sobre este trabajo es que cada historia es distinta, cada proyecto tiene su ritmo y requiere de un proceso de elaboración particular, pues bien, después de esta frase tan seria (y sincera), voy a confesar que llevo meses metida de lleno en la fase de “estoy perdiendo la cordura y si pudiera ir todo el día en pijama corrigiendo página tras página lo haría”. Si alguien dice que esto con el tiempo se vuelve más fácil, miente. Pero a pesar de la locura, me he acordado de buscar en mis estanterías los libros de romántica histórica en castellano que más me han gustado estos últimos meses, la contemporánea is coming (los ataques de ordenar también son habituales en esta parte del proceso 🤦🏼‍♀️). Y quién dice ordenar dice desordenar y llenar el suelo de pilas de libros que ahora quiero releer 😩. Aquí va la lista de libros de la foto: •”La magia del corazón” de Nuria Llop: Madrid, mediados siglo XVII, una misteriosa baraja de plata, una doncella muy inteligente y un haragán -fan de esta palabra- muy seductor que la llama erizo en su mente. •”El último baile” de Marisa Sicilia: Viena, 1952, una historia de amor muy complicada y arriesgada. •”Detrás de tu mirada” Adriana Rubens: Inglaterra, finales siglo XIX, una mujer periodista, un hombre con un pasado complejo y Jack el Destripador. •”El corazón de la banshee” de Raquel de la Morena: Irlanda, principios siglo XIX, una banshee y un amor que puede significar la muerte. •”El Indiano” de María Montesinos: Santander, finales siglo XIX y una joven que defiende la educación de las mujeres. •”La perla del agua” de Lola P. Nieva: piratas en la costa de Oropesa, principios s.XVI, y “viajes en el tiempo”. Todas estas novelas me han gustado mucho, las pinceladas que he escrito no les hacen justicia. Mi preferida es “La magia del corazón”, os las recomiendo todas de ❤️ #LaMagiaDelCorazón #ElÚltimoBaile #DetrásDeTuMirada #ElCorazónDeLaBanshee #ElIndiano #LaPerlaDelAgua #RománticaHistóricaEnCastellano #BookStack #BookLove #FebreroMonAmour ❤️ #AlgúDíaActualizaréGoodReads 🤦🏼‍♀️
Follow Anna Casanovas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: