Anna Casanovas

Escritora, convencida de que existen los finales felices. Librianna es mi lugar especial, ¿quieres conocerlo?

Perder el tren y la estación entera

Cuando estudiaba derecho tenía un profesor de derecho tributario que utilizaba siempre esta expresión, “perder el tren”, mientras además nos trataba de usted. Me ponía los pelos de punta. “Ustedes van a perder el tren si no hacen esto o esto otro” (él no decía “esto”, obviamente, puedes rellenar este espacio con cualquier tema fiscal que se te ocurra). El hombre nos tenía aterrorizados a la mitad la clase, a la otra mitad no porque esos estaban convencidos de que iban a dominar el mundo en plan La Tapadera de John Grisham. Una tarde tuve que ir al despacho de ese profesor, estábamos haciendo un trabajo en grupo y teníamos que pasar unas tutorías con él. Lo cierto es que fue interesante, aunque yo siga sin saber qué ventajas o desventajas tienen ciertas reformas fiscales, y cuando nos despedimos de él nos dio la mano a cada uno en plan muy formal. Recuerdo que a mí me dijo “señorita, perderá el tren si no incorpora a su plan de estudios más asignaturas de derecho fiscal y tributario”.

Dejando a un lado que yo en mi mente me imaginaba ese tren como un vagón lleno de asientos de cuero rojo con el Doctor No o el malo del Inspector Gadget sentado en la presidencia, el consejo de mi profesor era bienintencionado. Pero, ¿de verdad es tan horrible que perdamos uno o dos trenes, o cientos? A veces perder un tren en concreto es lo mejor que puede pasarnos. Sé que el problema es que no sabemos de antemano si un tren es el bueno o el malo, pero aun así, creo que es bueno perder alguno de vez en cuando. A menudo las mejores historias surgen cuando estamos donde no debemos estar y en el peor momento posible.

Perder el tren

Perder el tren y encontrarte a ti…

No es que yo sea una persona muy “zen”, la verdad es que ayer mismo estuve al borde de un gran ataque de histeria porque mi ordenador decidió convertir él solo (yo insisto en que no tuve nada que ver) el archivo de 400 páginas en el que estoy trabajado en un compendio solo de números. Yo llamé a Marc porque se supone que ese es su trabajo, ¿no? consolarme y decirme que no pasa nada, que él podrá arreglarlo porque introdujo en mi ordenador un arma secreta y que todo saldrá bien. Me aterroricé cuando Marc me dijo que apagase el ordenador y me fuese a otra habitación. “No lo toques más y lee un rato”, esas fueron sus palabras exactas y yo, desesperada como estaba y planteándome qué haría si de verdad había perdido mi archivo, le hice caso. Elegí un libro que llevaba mucho tiempo en casa y fiel a la suerte que estaba teniendo resultó ser surrealista y exactamente lo que necesitaba porque me crucé con la frase: “palpitante almeja”. No es un libro de cocina y sí, la almeja es exactamente lo que estás pensando. Primero me reí, por eso digo que fue exactamente lo que necesitaba, pero después me enfadé y me quedé con ganas de escribirle a la editorial y al traductor (un hombre, sí, a veces, aunque sé que es políticamente incorrecto, creo que hay ciertos libros que quedan mucho mejor si los traducimos mujeres) y preguntarles si realmente no se les había ocurrido ninguna palabra mejor que “almeja”. Al menos una que no diera ganas de cerrar el libro o que no te provocase un ataque de risa.

En fin, dejando a un lado (y bien lejos de mí) el libro de la “palpitante almeja”, hay muchos libros en los que el protagonista “pierde el tren” y vive una gran historia, la única que le da sentido a su vida. Estos son unos cuantos de los que más me han gustado últimamente y prometo actualizar Goodreads y dejar allí mi opinión completamente subjetiva por si te apetece leerla. Los libros te aconsejo que los leas.

RecomendacionesPerderElTren

En cuanto a mí, puedo afirmar que he perdido un montón de trenes, algunos lo he lamentado, pero la mayoría no pues me han obligado a enfrentarme a mis miedos y a hacer cosas que de otra manera quizá no habría hecho. Además, mientras esperaba en la estación siempre se me ocurría alguna historia que escribir.

No puedo despedirme sin dar las gracias a todos los que habéis leído “Vanderbilt Avenue” estos últimos meses y a todos los que me felicitasteis por el Premio Titania. GRACIAS. Ninguna de estas novelas existiría si no hubiese perdido muchos trenes y en el caso de “Herbarium. Las flores de Gideon” especialmente. Puedo decir que “Herbarium. Las flores de Gideon” es la novela que llevo años escribiendo, soñando, esa que de verdad creía que nunca me atrevería a enseñarte y que gracias a un tren (que perdí) mandé al concurso. La novela se publicará en febrero del 2016, pero yo, si me lo permites, te iré contando cosas sobre ella y sobre muchos otros temas, a menudo sin demasiada lógica, por aquí.

¿Tú has perdido muchos trenes? ¿Crees que tu vida sería distinta si te hubieras subido en ellos? ¿Te gustan las novelas con protagonistas imperfectos como a mí o prefieres que lo tengan todo claro desde el principio? Me voy antes de que te inunde a preguntas. Besos.

Por cierto, Marc, que se define a sí mismo como “súper-freak-informático-arreglatodo”, salvó el archivo y recuperé las 400 páginas 🙂

7 comentarios el “Perder el tren y la estación entera

  1. vallu95
    noviembre 19, 2015

    Cómo no! Varios trenes, pero como bien dices aún arriba del tren no hay garantías. Así que vivo hoy ocupándome de ser y hacer Feliz.

    Le gusta a 1 persona

    • Anna Casanovas
      noviembre 23, 2015

      Creo que los trenes que has perdido te han convertido en una persona muy savia que sabe disfrutar de la felicidad. Besos y gracias por pasarte por aquí.

      Me gusta

  2. Marc "el de las armas secretas"
    noviembre 20, 2015

    Amor, no estaria de més que comentéssis que al final t’ho vaig arreglar i que la gent podrà llegir el llibre gràcies a les meves armes secretes, no? 😉

    Le gusta a 2 personas

  3. Montserrat
    noviembre 20, 2015

    Hola Anna

    Com anem?

    Pues quizás el tren que cogí y en el cual me lo pasé mejor fue el de los estudios. Siempre pensé en ir a la universidad y la verdad es que me encantó. Ahora quisiera volver pero no puedo. Así que he cambiado de vía y sigo estudiando por otras vías. Mira qué metafórico todo 😛 El único tren que descarriló un poco fue una experiencia laboral que me enseñó muchas cosas. Así que en parte lo agradezco por todo lo aprendido.

    Yo creo que cada uno tiene que coger sus trenes. Sin mirar en el resto de vías. Al fin y al cabo el viaje lo haremos nosotros mismos con nuestro equipaje así que libreta y pluma en mano para tomar apuntes sin dejar de disfrutar del viaje. Uy, qué metafórica estoy hoy.

    En el tema de la vida rebelde del ordenador te entiendo perfectamente. Con todos mis respetos a los informáticos en general (y está mal generalizar, lo sé) no estoy nada de acuerdo con la frase “tu ordenador es una máquina que hace lo que tú le dices”. Pues entonces mi portátil es un rebelde con causa, premeditación y alevosia.

    Gracias por tu entrada en el blog. El viernes ha mejorado mucho. Enhorabuena de nuevo por tu premio Titania.

    Molts petons i una abraçada.

    Me gusta

    • Anna Casanovas
      noviembre 23, 2015

      Hola, Montse
      Yo también he estado en este tren laboral que descarrió y lo cierto es que sí, se pasa muy mal, pero lo bueno es que logramos sobrevivir y que como bien dices tú aprendimos muchísimo de la experiencia. Me alegro mucho de que sigas estudiando y que estés luchando por hacer realidad tus sueños e ilusiones. Creo que mi portátil y el tuyo son hermanos que los separaron al nacer porque te aseguro que el mío, a pesar de lo que diga todo el mundo, tiene vida propia y hace lo que le salen del disco duro.
      Gràcies per visitar-me i per les teves paraules, tinc moltes ganes de que puguis llegir la novel.la del premi :-*

      Me gusta

      • Montserrat
        noviembre 23, 2015

        Hola Anna!

        Por el tema portátil seguro que si. Separados al nacer. Yo intentaré vender el mío nunca había “sufrido” tanto con un ordenador 😦 La tecnología + yo misma = the twilight zone.

        Aaaains la novel·la del premi. Ja tinc agenda pel 2016 i ja ho he apuntat al mes de Febrer. Més que una agenda seria un recordatori literari.

        Un abrazo y muchos besos.
        Una abraçada enorme y molts petons.

        Me gusta

  4. Bona
    diciembre 12, 2015

    ¿Sabes? Odio la metáfora de los trenes. Me suena a fabulosas y reales oportunidades perdidas. Prefiero ver la vida como puertas que se cierran, como un embudo, que poco a poco se va estrechando y cada vez te vas quedando con menos opciones. Pero puede que esas puertas que no abriste no tuvieran nada particularmente interesante y que lo que tienes, aunque no sean muchas opciones, sin embargo, merecen la pena.
    Creo que mi vida sería distinta si hubiera decidido abrir otras puertas, seguir otros caminos, pero no me puedo quejar de la que tengo, y prefiero pensar en las opciones que aún me quedan.
    En novelas, la verdad es que ya no sé. Hay protas imperfectos que seducen y otros que son cansinos con sus angustias. Cada vez valoro más los tipos nada complicados, alegres, que sean el reposo de la chica guerrera. Y no me importa que tengan claro desde el principio sus sentimientos.
    Aparte de eso, yo guardo buen recuerdo de mi profe de tributario, al menos me enseñó a hacer la declaración de la renta, y me decía yo a mí misma que siempre podría ganarme la vida con eso. ¡Ah, y también que la ley de presupuestos es la más importante y política de las que aparecen en el BOE!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Búscame en Twitter

Así no te perderás ninguna entrada... y prometo contarte cosas interesantes.

Únete a otros 14.375 seguidores

Curiosea por mi Instagram

Hace más o menos un año estaba yo en club de lectura de “Buenas Intenciones” en Madrid cuando me preguntaron si Stuart iba a tener su propia historia. No mentí cuando respondí que no, entonces Stuart era para mí un personaje secundario cuya vida empezaba y terminaba dentro de “Buenas Intenciones”, pero -sí, hay un pero- un pero muy grande porque a partir de Madrid y de ese club de lectura Stuart se instaló en mi cabeza, quizá porque nunca había salido del todo y, en serio, ¿cómo me atreví a decir que no tenía nada más que contar sobre él? No sé cuándo terminaré esta historia ni qué sucederá con ella, pero de parte de Stuart y mía: ¡Hola 🙋🏻‍♂️! No suelo hablar de esta parte del proceso, siempre tengo miedo de gafar el proyecto, pero dado que Stuart os susurró a vosotras antes que a mí que tenía mucho que contar, esta vez tenía que hacerlo 😁 #BuenasIntenciones 📚❤️ #PonesAUnJoyeroAltoYTatuadoYLaLías #TendríaQueHaberloVistoVenir #AyStuart Si no habéis leído “Buenas Intenciones” podéis hacerlo cuando os apetezca, es una novela que empieza y acaba y lo de Stuart (si llega a buen puerto, que llegará de un modo u otro 😅) es otra historia 🥰.
Como montar en bicicleta 🚲 ¿Sabéis eso que dicen cuando tienes miedo de hacer algo que hace tiempo que no haces? Como montar en bicicleta. ¿O cuando has hecho algo que te ha salido mal y te aterra volver a intentarlo? Como montar en bicicleta. Quizá como frase no sea nada del otro mundo, en realidad es un tanto absurda y más en mi caso que pedaleo fatal y me da miedo circular por calles transitadas (transitadas = más de una persona en mi camino), pero este año es parte de mí. No os suelto más rollos, espero poder enseñaros poco a poco a qué me refiero; una de las cosas que voy a retomar es el blog -esta me da poco miedo, algo, pero poco- y otra es retomar proyectos pendientes desde hace (demasiado) tiempo. Y otra, escribir una historia que lleva tiempo en mi cabeza pero con la que aún no me había atrevido 👩🏼‍💻 Y por último 🎉🎉 ¡”Carolina y los Valientes” y yo nos vamos de presentación! 🎉🎉 Este miércoles estaré en Castellón, en la llibreria Argot, acompañada por la diputada de cultura de la Diputació de Castelló para hablar del Galardón Letras del Meditérraneo y de Carolina y sus chicos, por supuesto. Si estáis por la zona, agradeceré vuestra compañía y abrazos. #CarolinaYLosValientes 💖#GalardónLetrasDelMediterraneo #SéValiente #ComoMontarEnBicicleta 🚲 #MiPrimeraFotoDel2020
¿Qué es lo que convierte un libro o una película en el libro o la peli perfectos para Navidad? ¿Tiene que suceder en Navidad? ¿Tiene que acabar bien? ¿Tiene que ser un drama? 🤷🏼‍♀️. Una de mis pelis de Navidad preferidas es “Jungla de cristal” y pelearé hasta quedarme afónica con quien me lleve la contraria, otra es “About time”, y estos días leo libros juveniles o románticos que acaben bien porque para dramas todos ya tenemos bastantes. Las novelas que he elegido para concluir este calendario de adviento son perfectas -en mi opinión, total es mi calendario- para estas fechas. Las dos están traducidas al castellano (la edición del de Jeanette Winterson es preciosa 🥺) ¿Tenéis algún libro o género literario preferido para estos días? ¿Y alguna película? Contadme, quiero añadirlas a mi lista 😘 🥮”Christmas days” de Jeanette Winterson (en castellano “Días de Navidad. Cuentos y recetas”). Si no habéis leído nada de Jeanette Winterson dejad el móbil e id a por uno de sus libros, cualquiera. Me espero. Este que os propongo es muy buena opción porque son doce historias cortas, divertidas, imaginativas y geniales cada una con su receta. #ChristmasDays #JeanetteWinterson 🛏”The flat share” de Beth O’Leary (“Piso para dos”). Lo compré por casualidad en semana santa y me cogió por sorpresa, algo que a estas alturas no me sucede tan a menudo como querría. Tiffy trabaja de día y Leon de noche, comparten piso y no se conocen, es la solución perfecta. Se dejan notas y claro eso no complicará las cosas, no, qué va. #TheFlatShare #BethOLeary 🎄Gracias por compartir estos días conmigo, por vuestros comentarios y sugerencias lectoras. Feliz Navidad.🎄 Aunque acabe el calendario seguiré hablando de libros 🤫. Y de “Carolina y los Valientes”💖 #CalendarioDeAdvientoLiterario 23/24 24/24 📚 #LibroNavidad 🎄 #Bibliophiles #BookLove ❤️ #Books #AllIWantForChristmasIsBooks #AllIWantForChristmasIsYou #AndBooks #CualquierExcusaEsBuenaParaRecomendarUnLibro
Hoy el New York Times publicaba que a finales del pasado mes de octubre, a los sesenta y siete años, fallecía Johanna Lindsey tras padecer cáncer de pulmón. Los que no leéis novela romántica -este punto lo dejamos para otro día- es probable que no sepais quién es, pero es como si muriera Scorsese o Spielberg; quizá no toda su carrera son aciertos, pero el género al que pertenecen no sería lo mismo sin ellos. Pues sin Johanna la romántica, la narrativa femenina y la industria editorial que las rodea no serían las mismas. Quería fotografiar un libro suyo, pero los tengo guardados en casa de mis padres porque es cierto que con los años mis gustos de lectora me han llevado lejos de la señora Lindsey, pero eso no significa que no reconozca el valor que tuvieron en su momento. El único libro que conservo en mi casa de esa época es este. Esta es la primera novela romántica que compré en castellano, fue en 1999 y siempre está en mi biblioteca porque me recuerda quién era yo entonces, por qué leía romántica y qué significó para mí. Por eso la recomiendo hoy en el calendario de adviento, no por la novela en sí sino por lo que significan a veces estas historias imperfectas que nos marcan casi sin darnos cuenta. Como el legado de Johanna Lindsey. ¿Cuál fue la primera novela que os marcó sea por lo que sea? Contadme ❣️”Cuando tú llegaste” de Judith McNaught (traducción de Josefina Guerrero. Otra editorial la reeditó con otro título: “Pasajes al corazón”) ❣️¿De qué va? Una rica americana viaja de EEUU a Inglaterra para casarse con un noble, pero la americana en cuestión no quiere tal matrimonio y planea escabullirse. La doncella que la acompaña, Sheridan Blomleigh, humilde y que ha convivido con indios, es la encargada de darle la noticia al noble prometido. Pero al desembarcar un mástil se rompe y la golpea en la cabeza y... ¡la amnesia de la que os hablaba el otro día! Sheridan no recuerda quién es y Stephen Westmoreland, el lord prometido, cree que se trata de su futura esposa pues no se han visto nunca. Esta novela es un locurón, está llena de comportamientos anticuados (gracias a Dios) pero le tengo mucho cariño y eso, en mi opinión, también es importante 😘
Follow Anna Casanovas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: