Anna Casanovas

Escritora, convencida de que existen los finales felices. Librianna es mi lugar especial, ¿quieres conocerlo?

Mi flechazo con el amor

A medida que nos hacemos mayores nuestros gustos son cada vez más definidos, eso o cada vez nos da más miedo probar cosas nuevas o más vergüenza. Yo intento que no sea así, probablemente más desde que tengo a Ágata y a Olivia porque me parece muy hipócrita decirles que tienen que dar una oportunidad a todo (libros, comida, películas, personas) antes de descartar si les gusta a o no y no hacer yo lo mismo. Tengo que confesar que gracias a esta pseudo impuesta obligación de probar cosas nuevas, de salir de mi zona de confort como dicen los anglo parlantes, he descubierto unos libros muy interesantes (te hablaré de ellos en otro post), una película muy romántica (The Huntsman: Winter’s War) y he probado el pez mantequilla (se llama así de verdad).

Los gustos, nuestras preferencias, nuestras pasiones nos definen como personas y está bien que esa definición cambie con el paso del tiempo, señal que no somos del todo idiotas, pero hay una parte que siempre permanece y que sin ella no seríamos nosotros. En mi caso es el amor, la fascinación que siempre he sentido por este sentimiento y todo lo que le rodea y que de mayor me ha dado también mi vocación y mi profesión: escribir.

Para mí el amor es como para otra niña un balón de fútbol, una pizarra de profesora, unos pinceles para pintar, una bata de médico o unas tijeras de peluquera, en cuanto apareció en mi vida todo lo demás desapareció. Con el paso del tiempo fui sofisticándome, descubrí los grandes clásicos de la literatura y del cine y también fui capaz de teorizar sobre el tema gracias a profesores de literatura y de filosofía, pero he decidido escribir este post para contarte cómo fue mi flechazo con el amor sin tapujos y sin adornos. Espero que te animes a seguir leyendo y que al final me cuentes cuándo tuviste tú tu flechazo con tu vocación o quizá también con el amor y la literatura romántica.

Mi primer flechazo con el amor fue “Candy Candy” una serie de animación japonesa (ahora sabemos que se llaman Anime) que trata sobre una huérfana, Candance -Candy- White que se cría en el orfanato de la señorita Pony del que se va de adolescente para ser la acompañante de Eliza Lagan, familia en la que sufre un montón de penurias hasta que la adopta William Audrey (tardamos un montón de capítulos en saber la verdadera identidad de William) y allí conoce al amor de su vida, Anthony, y también a los hermanos Cornwell y vuelve a encontrarse con los Lagan. En fin, que Anthony se muere en el accidente más absurdo y cruel y de la historia y Candy es muy desgraciada, luego se va a Inglaterra y se enamora del hijo de un duque, pero eso ya me dio igual. Con “Candy Candy”, que aún no entiendo cómo emitieron aquí en la tele hace tantos años (si clicas sobre el nombre de la serie que está en rojo podrás oír la canción en español), me enganché por completo al amor y mi hermana y yo fuimos sin saberlo unas adelantadas a los fan-fic pues escribimos y dibujamos un final alternativo a la historia de Candy y Anthony. Años más tarde también me enganché a “Juana y Sergio”, que en realidad se llamaba “Dos fuera de serie”,  pero eso fue distinto.

 

Candy Candy

Candy Candy

Mis dos otros grandes flechazos televisivos, y que reafirmaron que lo mío era ver historias de amor protagonizadas por hombres y mujeres con carácter, fueron “El espantapájaros y la señora King” y “Remington Steel”. Ambas series las veía con mi abuela y las dos esperábamos ansiosas a que la pareja de detectives se dieran un beso, durante capítulos nos conformábamos con que se diesen la mano y analizábamos hasta la saciedad las frases y las miradas que se intercambiaban durante la hora que duraba el episodio. A fecha de hoy si escucho la canción de estos programas dejo lo que estoy haciendo y voy a verlos. Sé que se les notan los años, pero la química entre ellos sigue igual. Años más tarde me sucedió lo mismo con “Luz de Luna”, aunque debo confesar que el Espantapájaros y Remington siempre serán mis preferidos. En estos dos casos los finales de las series contaron con la aprobación de mi abuela y la mía, y también la de mi hermana, así que no tuvimos que escribir ningún final alternativo. Te dejo aquí el vídeo con las canciones para que, si eres como yo, sonrías al escucharlas.

 

A estas alturas ya había empezado a leer novelas de todos los géneros, obviamente de mi edad, nunca he sido un genio, y ya era consciente de que las tramas que me gustaban más eran las que incluían historias de amor y las buscaba por todas partes (un día escribiré un post sobre mis novelas preferidas de pequeña y adolescente, no han cambiado mucho, la verdad). Pero fue en el cine donde sucedió mi último gran flechazo con el amor, dos en realidad, y que me marcaron para seguir con mi extraño y particular camino.

Mi primer flechazo cinematográfico con el amor fue “La chica de rosa”, sí, sé que no es ningún clásico y sé que no pasará a la historia del cine, pero a mí me conquistó para siempre y si no la has visto corre a verla. La chica de rosa (clica el título en rojo para ver el trailer) es el principio de todo, es el principio de todas, absolutamente todas las películas, series, novelas sobre amor en el instituto que has visto o leído. DE TODAS. Andie, la protagonista, es una chica sin dinero que se fabrica su propia ropa, escucha música “rara” (jazz y crooners), vive sola con su padre y como no tiene dinero no es popular. ¿Aún no te suena el argumento? Ella tiene un amigo de toda la vida, también un chico raro, pero para el baile de fin de curso el guaperas y niño rico de la clase, Blane, se fija en ella. ¿Blane es bueno? ¿Es malo? ¿Se está riendo de ella? ¿Qué hará Andie? ¿Será fiel a sí misma y a sus orígenes o los traicionará? Vamos, aunque no es un clásico en el sentido técnico, es uno de nuestros clásicos, ¿no crees?

La chica de rosa

LA CHICA DE ROSA, Andrew McCarthy, Molly Ringwald, Jon Cryer, 1986, © Paramount / Courtesy: Everett Collection

Y por último, mi flechazo con el amor y que me descubrió de un modo inocente (y nada real) la profesión de escritora de literatura romántica es y será siempre Tras el corazón verde. La protagonista de esta película es una escritora de literatura romántica que vive pegada a su ordenador y con un gato como único amigo que recibe un día una llamada de su hermana diciéndole que la han secuestrado y que la liberarán si les entrega un mapa que le mandó a ella por correo. Joan habla con su editora, que le reclama un libro, y hace las maletas para ir a la selva. Allí conoce a un aventurero (y canalla encantador) que se convierte en su socio. Es una película muy divertida y muy romántica y el personaje de Joan es brillante. Cuando vi la película por primera vez leí una entrevista en una revista de cine donde explicaban que para crear a Joan se habían inspirado en Nora Roberts y Johana Lindsey y así fue cómo las descubrí.

Tras el corazón verde

Tras el corazón verde

A lo largo de los años he leído muchas novelas, he visto un sinfín de series y de películas que me han influenciado, pero siempre recordaré mis flechazos con el amor. ¿Recuerdas tú los tuyos?

Gracias por leer el post que me ha quedado mucho más largo de lo que esperaba ♥

 

3 comentarios el “Mi flechazo con el amor

  1. Carme Prats
    mayo 24, 2016

    Anna, me parece interesante este post que nos lleva al pasado. Te escribo rápido simplemente para decirte que esta mañana justamente he pensado en la escena de “Tras el corazón verde” cuando un lugareño le abre la puerta de lo que en principio parece una casucha y la reconoce gritando: “Juanita!!!!”. Me encanta!!!

    Me gusta

    • Anna Casanovas
      mayo 24, 2016

      ¡Esa escena es genial, Carme! A mí también me encanta cuando empieza a llegar gente para verla y hablar con ella de sus novelas (y al final se salvan gracias a eso) 😉

      Me gusta

  2. Montse
    mayo 24, 2016

    Hola Anna

    Aún no me puedo creer las coincidencias. Yo también veía “Remington Steele”, “El espantapájaros y la Sra. King” (mi madre las grababa en vhs), “Dos fuera de serie” (para mi siempre han sido Juana y Sergio). Confieso que no era muy fan de Candy Candy. La película “La chica de rosa” la buscaré. Gracias por la recomendación.

    Asombrosa la coincidencia que cites hoy “Tras el corazón verde” justo hoy que he sabido que ha muerto Jo Beverley. Perdemos una autora de romántica peo nos quedan sus novelas. Es curioso porque siempre que me gusta una autora, un cantante o un actor de cine creo que son eternos y no moriran nunca.

    Mis flechazos “en general” fueron las películas y series que veía mi madre. Los libros ya fueron una historia más mia que “heredada”.

    Gracias por tu post. Como siempre me animas el día.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Búscame en Twitter

Así no te perderás ninguna entrada... y prometo contarte cosas interesantes.

Únete a otros 14.183 seguidores

Curiosea por mi Instagram

🎶 Sing me a song of a lass that is gone Say, could that lass be I? 🎶 #Outlander Hola desde Escocia 🏴󠁧󠁢󠁳󠁣󠁴󠁿 🙋🏼‍♀️. Confieso que solo he visto la primera temporada de Outlander -sufrí mucho-, pero desde que llegamos a las Highlands oigo la canción de la serie en bucle en mi cabeza, claro que Agata busca escenas de Harry Potter por todos lados y Olivia dice que está en el bosque de Maleficent o en el de unos cuentos que lee ahora de animales mágicos un poco raros 🤷🏼‍♀️, así que todo bien dentro de nuestra normalidad. Marc bastante tiene con conducir por el otro lado y con trazar las distintas rutas de este viaje, y con hacernos parar cada segundo para hacer fotos (nos quejamos mucho, pero luego nos encanta tener tantas. No se lo digáis 🤫) Otra confesión, las novelas de higlanders no son mis preferidas, aunque sin duda entiendo de dónde sacan la inspiración y buscaré unas cuantas cuando vuelva 🌿 #LaNormalidadEstáSobrevalorada #VacacionesDeSemanaSanta #Highlands #Scotland 💚#VisitScotland #MeEncantaCómoHablaEstaGente 🤩#ViajarConNiñasQueLeen 🤓 #EnNuestrasMaletasHayMásLibrosQueZapatos 📚 (práctico no es, pero no lo cambiaría por nada)
Ayer fui a renovarme el d.n.i y el pasaporte y cuando la señora agente me pidió que colocase el dedo índice en la máquina esa que guarda las huellas la lié. Al parecer no tengo huellas dactilares en casi ningún dedo de las dos manos, la señora no podía creérselo (y Marc y Agata, que estaban allí, tampoco). Me pusieron crema hidratante para ver si así “salía algo” y nada. La señora me preguntó entonces, “¿pero usted a qué se dedica que se le han gastado las huellas a esta edad?” a lo que Marc respondió que “era asesina a sueldo pero está retirada”. La señora, que estuvo brillante, lo miró y le respondió muy seria que no podía decir esas cosas en una comisaría de policía. Luego me guiñó un ojo y me dijo “en serio, ¿usted a qué se dedica?”. Le respondí y tras escucharme, ella y otro agente llegaron a la conclusión que se me han gastado las huellas de tanto teclear. Os juro que es verdad (aunque mi abuela decía que no se jura nunca). Al parecer hay personas muy mayores a las que les pasa lo mismo. o casos de gente que ha sufrido alguna enfermedad grave, que por suerte no es mi caso. ➡️ Esta tarde participo en una charla junto con otras escritoras en la BookCon de Barcelona (dejo info en comentarios) sobre “qué es escribir” y supongo que empezaré con esto. ❤️ Entre “Nadie como tú” y “Buenas Intenciones” hay 10 años y 20 libros, así que supongo que mi ausencia de huellas tiene sentido. Si me habéis acompañado en este viaje, en todo o en alguna parte, gracias. Estoy segura de que aún me quedan muchos caminos por descubrir. (Al final me encontraron media huella en el dedo medio y grabaron la información en el chip para que no tenga problemas en los aeropuertos 😅) #LoQueNoMePaseAMí #LlamadmeNikita 🗡 #CómoPasaElTiempo #MisLibros📚❤️ #CómoHemosCambiado 📕📗📙#YaVeréisElDíaQueTengaQueIrEnAvión 🤦🏼‍♀️ #EscribirEsMásPeligrosoDeLoQueParece 😏 #BookLove #BookNerd
Tenemos una estantería nueva en el comedor, en principio tenía que servir para libros de Agata y Olivia y estar en su habitación, pero no medí bien ni la pared, ni la caja de la persiana, ni la ventana ni los escritorios. Vaya, que no medí nada y confié en la suerte... y ahora tenemos la típica y famosa estantería blanca del señor IKEA en el comedor (llena de libros “de mayores”) y el precioso cojín que me hizo mi madre queda perfecto encima. Creo que lo de no medir no me ha salido del todo mal 🤷🏼‍♀️ Y no me veía capaz de desmontar la estantería, volver a meterla en la caja y devolverla al sádico de los muebles 🤫 #LaPróximaVezTomoMedidas 🤞🏻 La estantería ya está casi llena porque esos libros llevaban años en pilas en el suelo de mi despacho 🤦🏼‍♀️. Luego mis hijas van a casa de gente que no tiene ni un libro a la vista y vuelven entre confusas e intrigadas. #MiMadreEsUnaArtista 💖 #TengoElMejorCojínDelMundo #LOVE #crossstitch #Shelfie #Libros #Books #BookLove #LlenarLaCasaDeLibrosYDeHistorias 📚
Con los años que llevo dedicándome a la escritura una de las pocas afirmaciones que me atrevo a hacer sobre este trabajo es que cada historia es distinta, cada proyecto tiene su ritmo y requiere de un proceso de elaboración particular, pues bien, después de esta frase tan seria (y sincera), voy a confesar que llevo meses metida de lleno en la fase de “estoy perdiendo la cordura y si pudiera ir todo el día en pijama corrigiendo página tras página lo haría”. Si alguien dice que esto con el tiempo se vuelve más fácil, miente. Pero a pesar de la locura, me he acordado de buscar en mis estanterías los libros de romántica histórica en castellano que más me han gustado estos últimos meses, la contemporánea is coming (los ataques de ordenar también son habituales en esta parte del proceso 🤦🏼‍♀️). Y quién dice ordenar dice desordenar y llenar el suelo de pilas de libros que ahora quiero releer 😩. Aquí va la lista de libros de la foto: •”La magia del corazón” de Nuria Llop: Madrid, mediados siglo XVII, una misteriosa baraja de plata, una doncella muy inteligente y un haragán -fan de esta palabra- muy seductor que la llama erizo en su mente. •”El último baile” de Marisa Sicilia: Viena, 1952, una historia de amor muy complicada y arriesgada. •”Detrás de tu mirada” Adriana Rubens: Inglaterra, finales siglo XIX, una mujer periodista, un hombre con un pasado complejo y Jack el Destripador. •”El corazón de la banshee” de Raquel de la Morena: Irlanda, principios siglo XIX, una banshee y un amor que puede significar la muerte. •”El Indiano” de María Montesinos: Santander, finales siglo XIX y una joven que defiende la educación de las mujeres. •”La perla del agua” de Lola P. Nieva: piratas en la costa de Oropesa, principios s.XVI, y “viajes en el tiempo”. Todas estas novelas me han gustado mucho, las pinceladas que he escrito no les hacen justicia. Mi preferida es “La magia del corazón”, os las recomiendo todas de ❤️ #LaMagiaDelCorazón #ElÚltimoBaile #DetrásDeTuMirada #ElCorazónDeLaBanshee #ElIndiano #LaPerlaDelAgua #RománticaHistóricaEnCastellano #BookStack #BookLove #FebreroMonAmour ❤️ #AlgúDíaActualizaréGoodReads 🤦🏼‍♀️
Follow Anna Casanovas on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: